Aislada pero con recursos

'London Calling': el mejor aliado de Isabel II en tiempos de confinamiento

Tras el positivo en coronavirus del Príncipe de Gales, la reina ha querido ponerse al frente de la Casa Real británica y rendir homenaje a los voluntarios que se ofrecieron para impulsar el servicio nacional de salud.

Mientras el Príncipe de Gales, Carlos de Inglaterra, se encuentra aislado en la finca de Balmoral, en Escocia, tras dar positivo en coronavirus, la Reina Isabel II se encuentra en el Castillo de Windsor junto con el duque de Edimburgo. Se temía por ambos, ya que el príncipe Carlos visitó a su madre el 12 de marzo, pero el Palacio de Buckingham ha confirmado que se encuentran con buena salud. Por su parte, la Duquesa de Cornualles ha dado negativo.

Por ello, la reina ha querido ponerse al frente y encargarse de rendir homenaje, en nombre de la Casa Real británica, a los 405.000 voluntarios que se ofrecieron para impulsar el servicio nacional de salud del Reino Unido. El gobierno realizaba el pasado martes un llamamiento a los ciudadanos para crear un " ejército" de voluntarios que pudieran apoyar a los 1’5 millones de personas que están en mayor riesgo de contraer el virus en Inglaterra y así garantizar que se mantuviesen a salvo. 

Reina Isabel II
GTRES

Los voluntarios no estarían en contacto directo con individuos infectados, sino que podían inscribirse para ayudar como "voluntarios de respuesta comunitaria”. Esto implica hacer la compra de comida, medicamentos u otros suministros esenciales para personas de riego que se auto-aíslan y hacérselos llegar a su casa. También incluyen roles como hablar por teléfono con personas en riesgo de soledad para que pasen esta cuarentena de la mejor forma posible.

Tras este llamamiento del Secretario de Salud, Matt Hancock, el Primer Ministro, Boris Johnson, daba una conferencia de prensa apenas pasadas 24 horas. La respuesta de los ciudadanos ha sido abrumadora, alcanzando en menos de un día 405.000 voluntarios, cuando el objetivo esta fijado en 250.000. Unos datos realmente tranquilizantes para Gran Bretaña, que experimentó un aumento récord en los contagiados, con más de 8.000 pacientes. 

Un momento complicado para Isabel II que se ha visto haciéndose al frente de la Casa Real británica unos días después de que tuviera que dejar el Palacio de Buckingham para ir al Castillo de Windsor.

Tras el positivo del Príncipe Carlos, su majestad no puede hacer otra cosa que intentar no preocuparse por su hijo. Para pasar el tiempo sin pensar más en ello, sigue trabajando. Este miércoles celebró su audiencia semanal con el Primer Ministro por teléfono, llegando a captar el momento en fotografía y compartiéndolo en el perfil de Twitter de la familia real. Ahí mismo publicaban, un par de horas antes, el encuentro entre la Reina y los voluntarios de la NCVO, un conjunto de organizaciones del sector voluntario de toda Inglaterra. De este es patrona Isabel II, junto con el Servicio Real Voluntario, que ayuda a las personas necesitadas en los hospitales y comunidades de todo el Reino Unido.

Para Isabel II la vida continúa a pesar de la pandemia de coronavirus. Para mayor tranquilidad de los ciudadanos, la Corona anunció que Su Majestad Isabel II "sigue gozando de buena salud" y que está siguiendo "todos los consejos apropiados" durante esta crisis sanitaria.

Continúa leyendo