Vídeo de la semana

Separados por el confinamiento

Mar Torres y Froilán: tú a Málaga y yo en Madrid

La pareja vive su amor en la distancia y esperan con anhelo el reencuentro

Mar Torres y Froilán
Gtres

Son muchas las familias que viven separadas este confinamiento al que todos nos vemos obligados para paliar la pandemia por el coronavirus, pero también hay muchas parejas a las que les ha pasado lo mismo, como por ejemplo a Mar Torres y Froilán, que sufren este aislamiento en lugares diferentes y por el momento no pueden poner solución a la separación que ahora existe entre ellos por mucho que les pese.


Mientras Mar Torres se ha quedado en Madrid, instalándose en casa de su madre, Froilán viajó hasta Marbella, justo antes de decretarse la cuarentena obligatoria, y se encuentra allí desde entonces, concretamente en el chalet de un amigo.

 

Mar Torres y Froilán
Gtres
Mar Torres y Froilán
Gtres

La incógnita sobre cual era el lugar en el que se encontraban los hijos de la infanta Elena, a quien se ha visto sola aplaudiendo en el balcón de su residencia en la capital, ha estado circulando durante un tiempo hasta que se ha sabido que su hija Victoria Federica se encuentra en una finca de Jaen con su novio, el Dj Jorge Bárcenas, pero su hijo, el díscolo Froilán, no esta con su novia, Mar Torres, sino con un amigo en el sur de Andalucía, concretamente en una villa en las afueras de Marbella, un lugar que conoce muy bien y al que suele acudir cada verano o en otras fechas en las que tiene vacaciones.


Según publicaron algunos medios, Froilán se encontraba en Londres en días anteriores a que el Gobierno decretara el confinamiento obligatorio, estaba haciendo unas prácticas sobre la materia que está estudiando, Administración de Empresas, en la sede de Madrid de la universidad norteamericana The College For International Studies. Como se había enterado de la posible cancelación de las clases, decidió regresar a España y más tarde poner rumbo al sur para pasar allí la cuarentena.

 

Mar Torres y Froilán
Gtres
Mar Torres
Gtres

Al mismo tiempo su novia, Mar Torres, que también estuvo un tiempo realizando prácticas sobre su estudios en Murcia, regresó a la capital para instalarse en la casa de su madre, María del Mar Fuertes, con su pequeño perro, un Pomerania de pelo negro, y desde ahí cumplir con el asilamiento.


Mientras la heredera del imperio el pozo ameniza sus jornadas con entrenamientos deportivos, deliciosas recetas o tutoriales de belleza o maquillaje para sus seguidores en redes sociales, el sobrino del Rey Felipe VI,  Froilán, pasa el tiempo haciendo gimnasia, jugando a las cartas y rapándose la cabeza, según se ha comentado, una moda entre los jóvenes y no tan jóvenes que se ha dado durante el confinamiento.


El caso es que la pareja vive alejada el uno del otro y deseando poder verse lo antes posible. Mientras, los dos intentan seguir las peticiones de sus respectivos progenitores para que no se salgan de la línea correcta, pues ambos son dados a dejarse llevar por hacer lo que les da la real gana. Por ejemplo Mar, acercándose a tomar “una copita de vino” a la casa de una amiga en pleno confinamiento, y Froilán ofreciendo gestos y palabras no demasiado adecuados a quienes le han llevado la contraria en sus salidas nocturnas, eso sí, antes de la cuarentena, porque por el momento no parece que se haya “salido del tiesto”.

 

Continúa leyendo

#}