Vídeo de la semana

La familia reunida

La Pascua más divertida de los mellizos de Charlene y Alberto de Mónaco pese al aislamento

Jacques y Gabriella han disfrutado de un taller de jardinería en el que han jugado a la búsqueda de los tradicionales huevos.

Alberto de Mónaco
Gtres

Estos días no están siendo fáciles para nadie y especialmente para el príncipe Alberto de Mónaco y su familia. Desde que se conoció su positivo por coronavirus, que cayó como un jarro de agua fría en el Principado, todos los ojos estaban puestos en su recuperación, a pesar de que desde el principio se dijo que la enfermedad por COVID-19 del marido de Charlene no revestía gravedad. Pero todo eso ya pasó y tras pasar más de 15 días de aislamiento en el palacio de Mónaco, donde no dejó de trabajar, Alberto ha podido reunirse con su esposa y con los mellizos Jacques y Gabriella que a buen seguro estaban deseando verlo. El hermano de Carolina de Mónaco esperó a estar completamente recuperado para no correr ningún riesgo de contagiar a su familia y tras esto, se unió a ellos en la casa de campo Roc Agel, en las montañas monegascas, donde los tres lo esperaban con los brazos abiertos.

Alberto de Mónaco
Gtres

El padre de los mellizos ha llegado a tiempo para disfrutar de un improvisado taller de jardinería del que han disfrutado los niños y seguro que sus padres también observándolos. Y es que precisamente ha sido laprincesa Charlene la encargada de que el mundo conociera esta divertida manera de pasar la Semana Santa sin salir de casa. En su cuenta de Instagram la princesa ha publicado un álbum fotográfico en el que se ve a sus dos hijos junto a material de jardinería y el equipamiento necesario para cuidar de las plantas del jardín de Roc Agel. Tanto a Gabriella como a Jacques se les ve muy concentrados arrodillados junto a una parcela, enterrando algunos esquejes. En otra de las imágenes aparece Gabriella posando delante de toda una instalación con conejos de peluche y huevos de Pascua, correspondientemente decorada, que se ha montado para la ocasión. Seguro que los dos pequeños se han divertido como manda la tradición buscando por el jardín los huevos de Pascua y recolectándolos en la cesta que también vemos en la imagen.

Charlene no se olvida del pueblo de Mónaco y junto a las instantáneas compartidas escribe un mensaje dedicado a todos ellos: “Mandamos curación y amor a todo el mundo. Os echamos de menos, nos vemos pronto. Feliz Pascua”, escribe la esposa de Alberto de Mónaco junto a un pollito dentro de un huevo y un arcoiris. Este último dibujo se ha convertido en símbolo de la esperanza en todo el mundo y acompaña en los balcones a los ciudadanos que salen cada día a aplaudir a los que luchan en primera línea. Las casas reales han hecho suyo este colorido dibujo y en nuestro país, la infanta Elena ha colgado también uno en su balcón para infundir esperanza a sus vecinos. Sobre él se puede leer: “Gracias servicios sanitarios, todo irá bien”.

Charlene de Mónaco
Gtres

Estas imágenes de Jacques y Gabriella constituyen la primera publicación con la que la princesa Charlene actualiza sus redes sociales desde que se conoció la enfermedad de su esposo. Por lo que esta dosis de alegría se podría entender como un gesto que celebra la curación de jefe del estado monegasco.

Continúa leyendo