En el primer aniversario del voluntariado

Iñaki Urdangarín saborea el tercer grado y hace planes de futuro

Su familia nada tiene que ver a la que dejó al entrar en la cárcel de Brieva, en Ávila