Fiel a su hijo

La reina Sofía se queda sola, ante la avalancha de corrupción en la familia

Discreta, siempre dispuesta a cumplir con sus obligaciones institucionales, se mantiene en un discreto segundo plano