El toro por los cuernos

5 polémicas que Francisco Rivera nunca podrá olvidar

Al extorero le hubiera gustado eludirlas, pero la vida se las ha puesto en el camino y han dejado una herida permanente en él

Francisco Rivera
Gtres

En la vida de Francisco Rivera ha habido 5 situaciones polémicas que le hubiera encantado desterrar de su biografía. Esos momentos, que han sido dolorosos e ineludibles para el extorero, están relacionados no solo con su vida personal, sino también profesional y han dejado una herida permanente dentro de él.

El primero está relacionado con su divorcio de Eugenia Martínez de Irujo, con quien estuvo casado desde 1998 hasta el año 2002. Aunque siempre se ha dicho que fue un divorcio amistoso, el diestro mantiene lo contrario y no tuvo inconveniente en pronunciarse al respecto, el 12 de febrero de 2020, en el programa matinal de Antena 3 donde colabora, ´Espejo Público, añadiendo detalles aún desconocidos de su propio juicio con la hija de la duquesa de Alba, reiterando una vez más que está a favor de la custodia compartida en el caso de una separación con hijos.

Francisco Rivera, Eugenia Martínez de Irujo
Gtres

“La sentencia fue un horror, me maltrataron absolutamente” – dijo Rivera ante los ojos atónitos de la presentadora, Susanna Griso, y sus compañeros colaboradores, pues no tuvo reparos en ofrecer toda la sinceridad de sus pensamientos. “No hay divorcios amistosos – añadió – y eso que conozco a muchas parejas divorciadas”.

El meollo del maltrato al que se refiere Francisco no es otro que el hecho de no poder compartir el tiempo de estar con su hija a partes iguales con la que fue su mujer: “Al hombre lo machacan”. Según piensa, da igual que el hijo o hija quiera estar con el padre, eso no se tiene en cuenta, optan por dar la custodia a la madre por norma, y lo cree basándose en su propia experiencia con su hija Cayetana Rivera Martínez de Irujo. “Es una aberración condenar a un padre a ver a sus hijos cada dos fines de semana”, dijo muy seguro de sus palabras.

La segunda polémica está relacionada precisamente con la custodia de su hija. En julio de 2012 Francisco Rivera decide interponer una demanda contra su ex mujer, Eugenia Martínez de Irujo, solicitando la guarda y custodia de Cayetana. Una decisión que sorprendió tanto a la menor de los Alba como a su madre, Cayetana Fitz-James, que adoraba al extorero pero a partir de entonces no quiso saber nada de él.

El motivo para esta petición legal venía derivado del cambio de residencia de Rivera de Madrid a Sevilla, siendo su propia hija la que le pidió que la llevara con él. Como aún era menor de edad y el convenio regulador no lo contemplaba, fue cuando optó por llevar a cabo la demanda. Eugenia, por su parte, no tuvo objeción al cambio de domicilio de su ex, pero siempre y cuando no afectara al ritmo de vida de la niña y si se mudaba con su padre a Sevilla si se veía alterado.

Francisco RIvera
Gtres

Finalmente, Eugenia ganó esta demanda y Francisco no pudo llevarse a su hija. Cayetana, o ´Tana` como la llaman sus allegados, decidió establecerse en Sevilla al cumplir la mayoría de edad, pero no duró demasiado tiempo ya que solicitó a sus progenitores regresar a Madrid con su madre para continuar en la capital sus estudios.

La tercera polémica si está relacionada con su profesión. En febrero de 2009 le concedieron a Francisco Rivera Ordóñez, que ahora tiene 46 años, la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, un prestigioso galardón que le entusiasmo y por el que recibió multitud de enhorabuenas.

Sin embargo, dos toreros de renombre, Paco Camino y José Tomás, a quienes les concedieron el mismo reconocimiento en 2004 y 2007 respectivamente, enviaron una carta al ministro de Cultura con la intención de devolver sus Medallas debido a haber sido concedida también a Francisco, a quien no creían merecedor de ello alegando “vergüenza torera”, aunque sin nombrar al hijo de Francisco Rivera Pérez ´Paquirri` y Carmen Ordóñez. A estas críticas también se unió José Antonio ´Morante de la Puebla`, a quien Cayetano Rivera, hermano del galardonado, tachó de “resentido y despreciable”. A pesar de todos los reproches, recibió su medalla y con mucho orgullo.

En la cuarta polémica se mezcla vida personal y profesional, pues se refiere al momento de sufrir Francisco numerosas críticas por ponerse delante de un toro con su hija Carmen, que entonces tenía cinco meses, en brazos. Los animalistas, los defensores del menor y otros contrarios a esta actitud se echaron las manos a la cabeza diciendo que era un irresponsable.

El simplemente lo hizo porque el mundo del toro es lo que ha vivido desde la cuna, pues pertenece a una de las dinastías más importantes de la Tauromaquia, y con él hicieron lo mismo su padre ´Paquirri` y su abuelo Antonio Ordóñez y Rivera lo ha repetido con su hija Cayetana y ahora con Carmen. La instantánea la puso el mismo en su red social.

Francisco Rivera, Carmen Ordóñez
Gtres

La quinta polémica y la más terrible de todas es la trágica muerte de su madre, Carmen Ordóñez González. Sobre las circunstancias de su fallecimiento se ha comentado de todo, pero solo su familia y amigos muy cercanos son conocedores de la auténtica verdad. Fue encontrada, el 23 de julio de 2004, muerta en la bañera de su casa. Tenía 49 años y ella misma había comentado que creía que no iba a llegar a los 50 años, como desgraciadamente sucedió.

Se habló de sus problemas con las drogas, de su soledad, de sus malas compañías o influencias negativas… pero el caso es que quienes sufrieron con todo el dolor de su alma esa pérdida fueron sus tres hijos, el propio Francisco, Cayetano Rivera Ordóñez y Julián Contreras Ordóñez, el tercer hijo que Carmen tuvo de su segundo matrimonio con Julián Contreras.

Continúa leyendo