Vídeo de la semana

Pasando el duelo

Ana Boyer, el refugio de Tamara Falcó en su momento más difícil

Las hijas de Isabel Preysler han hecho piña para sobrellevar esta etapa tan complicada

Tamara Falcó, Ana Boyer
Gtres

El coronavirus ha desatado una situación que no está siendo fácil para nadie, lo que ha provocado que los amigos y la familia se hayan convertido en el mejor refugio posible. Para Tamara Falcó los suyos han cobrado una especial importancia en los últimos días pues la joven perdió en pasado viernes 20 de marzo a uno de los referentes de su vida, su padre, Carlos Falcó, marqués de Griñón, a causa del Covid-19.

Por las medidas para contener la enfermedad Carlos no pudo ser despedido por los suyos con normalidad, y su último adiós se redujo a una pequeña comitiva, por lo que muchos de sus seres más queridos se quedaron fuera. Una situación también complicada para sus hijos, que sacaron fuerzas para mandar un mensaje de agradecimiento en las redes sociales.

“Desde la familia Falcó queremos dar las gracias a todas las personas que nos habéis mostrado tanto cariño y apoyo durante estas últimas semanas. En especial, nos gustaría agradecer a los médicos, sanitarios de la Fundación Jiménez Díaz y del grupo Quirón, la atención y cuidados que recibió nuestro padre desde que ingresó hasta su fallecimiento. Nuestro Padre fue una persona excepcional, que amó a su país y trabajó por él sin descanso, como agricultor, productor de vinos e importando tecnologías que modernizaron la industria nacional. Fue un idealista, bueno y generoso con sus hijos y amigos y estará siempre vivo en nuestra memoria. Manolo, Sandra, Tamara, Duarte y Aldara”, escribió la propia Tamara Falcó junto a una fotografía en la que aparece acompañada de su padre y sus cuatro hermanos paternos.

Tamara Falcó
Instagram

En estos días, sin embargo, la diseñadora se está recuperando del duro golpe de perder a su progenitor con otra de sus hermanas, Ana Boyer. Así lo ha desvelado la propia Ana a través de sus redes sociales, donde ha compartido una ‘storie’ de Instagram en la que se puede ver a su hermana jugando con dos de sus perros, a los que da la orden se sentarse, en el jardín de su casa. La distancia no ha logrado que las hijas deIsabel Preysler hayan perdido relación, pues a pesar de que la mujer de Fernando Verdasco no tiene residencia fija, ya que desde hace unos años tiene una vida nómada debido a la profesión del tenista, pasan juntas todo el tiempo que pueden.

Esta publicación de Instagram es el último ejemplo de ello, pues cuando Tamara lo ha necesitado más, Ana ha estado allí para ella. Una situación similar se vivió en el año 2014, cuando falleció el padre de la hija pequeña de Isabel Preysler, Miguel Boyer, a causa de embolia pulmonar. Un durísimo momento para la pequeña de la familia, que por aquel entonces solo tenía 25 años de edad, y que sobrellevó de la mejor manera posible gracias al apoyo de su por entonces novio, Fernando, su madre y su hermana Tamara, que no se separó de ella en ningún momento. Ahora, seis años después, las hermanas vuelven a estar más unidas para pasar estos tiempos tan complicados

Continúa leyendo

#}