Se salta las medidas de seguridad

Anita Matamoros pasa el confinamiento con su novio y separada de su madre

Vuelve poco a poco a la normalidad, tras el fallecimiento de su abuela y pese a tener que pasar por quirófano el martes 19

Anita Matamoros, la hija de Kiko Matamoros, va volviendo a la normalidad, después del duro golpe recibido por el fallecimiento de su abuela materna, madre de Makoke. La joven, en estos momentos tan difíciles para su progenitora, no ha podido estar a su lado, pues está pasando el confinamiento con su novio y el estado de alarma no le permite ir a visitarla. Donde sí ha podido ir es a un centro de estética, donde se ha hecho las uñas. Dentro del establecimiento pudimos comprobar que Ana se salta las medidas de seguridad, pues permanece con la mascarilla quitada, sin mantener la distancia de seguridad con la esteticista y  utiliza el cigarrillo electrónico, mientras le hacen las uñas. A la salida del centro, la joven dice encontrarse `muy bien´. Respecto a su madre, asegura: "Bueno, pues ahí va, triste pero bueno…es lo que toca".

Anita Matamoros
Gtres

Respecto a la operación de pecho a la que debe someterse el próximo martes 19 de mayo dice encontrarse tranquila. "Hay muchas pruebas, me lo dejan todo muy seguro y no, no me da miedo, me da mucha confianza". En su Instagram, la hija pequeña de Kiko Matamoros da más detalles al respecto. "Segunda operación de pecho. Os explico el por qué decido volver a pasar por quirófano y que quiero conseguir. Lo haré en la clínica @cliniem con el doctor @drgonzaleznicolas 💛 os iré detallando más...".  En el vídeo comenta que en septiembre de 2018 se sometió a una intervención para reducir el volumen de su pecho y que ahora va a volver a pasar por quirófano, pues no ha tenido el resultado que esperaba. Anita se ha fijado en su madre, quien se puso prótesis y eso le da un aspecto super natural, que es el que a ella le hubiera gustado. Por ello, ahora se va a poner prótesis, pues "evita que el pecho se caiga, solo es para sujetar" y de paso se arregla la cicatriz que le dejaron y que no le gusta como le ha quedado. Para Anita Matamoros es el momento ideal de pasar por quirófano, pues luego no para de viajar de Italia, donde estudia, a Madrid. Así, ahora que todavía nos encontramos en confinamiento, es el momento perfecto para hacerse ese arreglito con el que va a quedar perfecta, como a ella le gusta.

Anita Matamoros, Marta López
Gtres

Esta no es la primera vez que va a pasar por quirófano durante el confinamiento. Ya lo hizo el pasado mes de abril, aunque el motivo fue bien distinto: "Cirugía de urgencia🤯 Esto es una tontería con todo lo que está pasando, pero os lo cuento, porque lo raro sería no hacerlo, os lo cuento todo y no quiero tener secretos. Hay que reírse de este tipo de cosas y nunca tomarlas como un drama", aseguraba la joven a través de su red social. "Tengo un lado de la cara paralizada. Me tuvieron que operar de urgencia. Desde hace muchos años llevo un diente falso. No es un implante, es un diente que va pegado a los otros dos que están al lado. En muchos sitios, con determinadas luces, se me notaba mogollón (enseña una foto que demuestra sus palabras). Me tenían que poner un implante, pero antes han tenido que rellenar con hueso. Me cambiaron la cita con todo esto del coronavirus, pero me di un golpe en casa y así estaba ayer antes de operarme ( le faltaba el diente). Abrieron, me colocaron el hueso de la muela del juicio y me volvieron a cerrar. Llevo quince puntos y por eso lo tengo algo inflamado", comentaba la hija pequeña del colaborador del programa `Sálvame´.

Continúa leyendo