Separación de hermanos

Así han pasado la Navidad los hijos de Miguel Bosé y Nacho Palau

Alejados por miles de kilómetros pero unidos gracias a FaceTime

Para los hijos de Miguel Bosé y Nacho Palau esta Navidad no ha sido como a ellos les hubiera gustado, tampoco como hubiera deseado la expareja del cantante, que hoy en día sigue con la firme idea de que los cuatro niños puedan estar juntos y para ello va a presentar un recurso contra la sentencia del juicio que perdió y daba la razón al intérprete de temas tan conocidos como ‘Amante Bandido’ o ‘Morenamía’. Debido a este mandato legal, en el que se resuelve un régimen de visitas, a los pequeños les ha sido imposible reencontrarse para disfrutar de unas fiestas tan entrañables ya que Bosé reside en México con sus dos vástagos biológicos y Palau en Valencia con los suyos.

 

Miguel Bosé
Gtres

Cabe recordar que la sentencia del Juzgado de Primera Instancia emitida el pasado 31 de octubre fue contundente y a favor de Miguel Bosé ya que el juez denegó la filiación de los niños, que era lo que pretendía Nacho Palau, por este motivo los niños no fueron declarados legalmente hermanos y, por tanto, ni el cantante ni el escultor tienen obligaciones ni derechos sobre los que no son sus hijos biológicos. Es decir, ni Bosé debe abonar manutención a Ivo y Telmo, hijos biológicos de Nacho Palau, ni tiene ningún derecho para decidir sobre su educación y su futuro, de igual manera sucede con el escultor valenciano respecto a Diego y Tadeo, hijos biológicos del intérprete.

 

Miguel Bosé
Instagram

Aunque lo que sí reconoce la sentencia es el régimen de visitas que, previo al juicio, acordó la expareja para los periodos vacacionales. Pero esta medida, por desgracia, no se ha podido hacer efectiva en las fechas navideñas, justo un periodo vacacional en el que a los pequeños les hubiera encantado disfrutar en mutua compañía como sucedía antes de que sus respectivos padres se separaran. El motivo no es otro que el hecho de que Miguel Bosé tenga instalada su residencia en México con Diego y Tadeo y no viaje hasta España nada más que en verano, a la vez que Nacho Palau vive en Valencia con Ivo y Telmo y no puede desplazarse hasta el país centroamericano para propiciar la reunión de los cuatro niños.

 

Miguel Bosé
Gtres

En cualquier caso, no solo son en estos días de diciembre y enero cuando no se puede cumplir el régimen de visitas establecido legalmente, tampoco en otros meses del año, salvo los estivales, esos encuentros se pueden llevar a cabo debido a la gran distancia de miles de kilómetros que hay entre ellos y complica una unión muy deseada por todos. Sin embargo, y gracias a los medios digitales, los niños han mantenido un contacto bastante intenso, algo que ha contado el propio Nacho Palau: “Los cuatro han jugado juntos en Navidad por FaceTime con los regalos que han recibido”.

 

De todos modos, para el escultor esto no es suficiente y le gustaría que las cosas continuaran como antes de la separación, pues los niños convivieron como hermanos durante sus primeros ocho años de vida. Según su abogado, José Gabriel Ortolá: “Nacho Palau tiene miedo de que la distancia y el distinto nivel de vida, incluyendo sus estudios académicos, termine por hacer mella en la relación fraternal que han mantenido en su momento”, por eso está redactando un nuevo recurso contra la sentencia.

Continúa leyendo