Fin del aislamiento

Canas, granos, ojeras... el drama beauty de Tamara Gorro

La presentadora ha compartido cómo se prepara para recibir a su marido tras el alta médica.

Tamara Gorro
GTRES

Han pasado 15 días desde que el marido de Tamara Gorro, Ezequiel Garay, declarase en su perfil de Instagram que había dado positivo en el test de coronavirus. Tras disputar el partido Atalanta-Valencia CF en Bérgamo, Italia, tanto el como el resto de los jugadores del Valencia fueron sometidos al test y puestos en cuarentena. Este partido posteriormente ha sido considerado por las autoridades sanitarias italianas como el "detonador" del contagio masivo.

Con el paso de la quincena todos ellos han recibido el alta médica, sin volver a realizarse el test para comprobar que ya no tenían el virus Covid-19. Se da por hecho que en este periodo se han recuperado puesto que no han presentado síntomas durante la cuarentena. Una noticia que Tamara Gorro ansiaba oír y que la ha llevado a su primer drama beauty del confinamiento. En sus 'historias' de Instagram publicaba cómo se estaba preparando para la llegada de su tan esperado lunes y reencuentro con su marido

Tamara Gorro y Ezequiel Garay
GTRES

Ha comenzado aprovechando los rayos de sol que llegaban a su jardín para reponer vitamina D y desconectar leyendo su propio libro 'Entre sentimientos'. Tras esto daba paso a su rutina beauty: tres horas para conseguir unas uñas de gel "de princesita" y el alisado de su pelo extra largo. Pero los resultados no han parecido convencerle al 100% y comunicaba a Ezequiel Garay que tenía "varias malas noticias un poco importantes". Hacía alusión a las  canas "presentes", el acné, las ojeras "entre negras, moradas y amarillas" y que de 400 extensiones de pestañas que se puso antes de la cuarentena le quedan únicamente 30. Detalles que no parecen importarle a su pareja, que ha demostrado diariamente las ganas infinitas que tenía del esperado reencuentro.

Pero la pareja ha llevado este aislamiento como un ejemplo a seguir. Pese a que no podían verse ni acercarse el uno al otro, nos han regalado momentos muy tiernos y divertidos. El Día del Padre Tamara no dudaba en ponerse su mascarilla y guantes, y entrar a darle a su esposo la pancarta que le habían dibujado sus hijos y una tarta que ella misma había hecho con todo su amor. Pero el resto de días han estado separados por una puerta, que no ha podido acabar con su amor.

Tamara Gorro se ha encargado de hacer sonreír tanto a Ezequiel como a sus seguidores, publicando en sus redes sociales los bailes que le hacía tras la puerta, los mensajes que le mandaba y hasta las videollamadas que hacían estando a apenas metros de distancia. Medidas necesarias para evitar el contagio que han dejado uno de los mejores momentos, y más divertidos, de la pareja. Tras publicar Tamara el challenge de Jennifer López y ser compartido por la mismísima JLo en su perfil de Instagram, el futbolista se animaba a imitar a su mujer "porque estoy encerrado, porque pronto se acaba mi aislamiento, porque hay que reír, porque hay que distraerse".

Continúa leyendo