Mudanza inmediata

Desvelamos los bienes que el Estado deberá devolver a los Franco del Pazo de Meirás

Son cerca de 700 objetos entre los que hay esculturas, tapices y obra literaria de Emila Pardo Bazán

Los herederos de la familia Franco están de enhorabuena, ya que la justicia les ha dado la razón y hace que el Gobierno les tenga que devolver todos los bienes inmuebles que se encontraban en el interior de la propiedad y que son cerca de 700 de gran valor. Así lo ha acordado la Audiencia Provincial coruñesa, tras estimar el recurso de los herederos del dictador en el marco de la guerra judicial por la titularidad de esta propiedad ubicada en la localidad de Sada. El tribunal ha estimado que el edificio permanecerá siendo de Patrimonio Nacional, al igual que dos estatuas  de Isaac y Abraham, obra del Mestre Mateo, catalogadas como Bien de Interés Cultural, mientras que el resto de enseres pasará a ser nuevamente de los herederos del dictador. Se prevé que la mudanza sea inminente, pues éstos no quieren perder tiempo y desean volver a recuperar cuanto antes lo que  en su día disfrutó Francisco Franco y su esposa, Carmen Franco, y que fueron regalos recibidos de muy buen grado.

Pazo de Meirás
Pazo de Meiras

Los magistrados de la Audiencia han reconocido que es evidente que el concepto de "inmueble por incorporación" nunca podría extenderse "a mesas, sillas, vajillas, alfombras o cuadros". Además, recalcan que en el fallo de primera instancia "no se dice que los muebles sean propiedad del Estado, ni nunca se tocó esa cuestión en todo el litigio". Por este motivo, los Franco volverán a recuperar los 616 bienes que se encuentran en el interior del pazo, así como otros 79 que se encuentran en el exterior como es el caso de varios hórreos y cruceiros de piedra. Esculturas, cuadros y  varias obras literarias de la escritora Emilia Pardo Bazán, así como Colecciones Reales y mobiliario que perteneció a los antiguos reyes de España volverán a pasar a manos de los Franco.

Pazo de Meiras
Pazo de Meiras

Así lo ha dejado claro la audiencia y por ello permitirá a los nietos del antiguo Jefe del Estado realizar una mudanza que tenían prevista el pasado mes de diciembre, días antes de la fecha límite que le había establecido el juzgado para desalojar el Pazo. En aquel momento, el Estado pidió como medida cautelar que se impidiese a la familia vaciar la propiedad, pero ahora el caso ha dado un giro totalmente inesperado. Además de recuperar los bienes, el Estado también  deberá indemnizarlos por los daños y perjuicios que les hubiese ocasionado esa orden ahora anulada y haber estado más de cuatro meses sin poder tener acceso a los bienes situados dentro de la propiedad.

Pazo de Meiras
Gtres

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia deja abierta la posibilidad de que la Administración pueda demandar en otro pleito la titularidad de los muebles que considere propiedad de Patrimonio Nacional y es que sostienen que en su momento  "únicamente se demandó, y así se estimó, un derecho de propiedad sobre una finca catastral" y no los bienes que alberga, que es lo que ahora han solicitado los miembros de la familia de Carmen Franco. "Si la finalidad del Estado era evitar que pudieran desgajarse elementos arquitectónicos que deben considerarse parte del inmueble, nada obstaba a que hubiese solicitado que estuviese presente la comisión judicial cuando se procediese a la retirada del mobiliario", aparece en el auto.

 

 

Continúa leyendo