Vídeo de la semana

Desilusión

El chasco de Tamara Falcó sin el título de marquesa de Griñón: ‘’Imagínate mi decepción’’

A la hija del fallecido Carlos Falcó se le resiste la aristocracia

Tamara Falcó
Antena 3

Tamara Falcó está viviendo unos momentos de gran ilusión en el terreno amoroso por su incipiente noviazgo con Iñigo Onieva, un atractivo joven, diseñador de coches, que ha conquistado el corazón de la hija de Isabel Preysler, también son buenas noticias todo lo relativo a sus quehaceres profesionales, tanto en su papel de presentadora en TVE del programa ‘Cocina al punto’, como colabora del espacio de Pablo Motos en Antena 3, ‘El Hormiguero’. Sin embargo, hay un tema que ella deseaba tener ya solventado y que, a pesar de todos sus esfuerzos, aún está en el aire. Nos referimos al marquesado de Griñón que su padre, Carlos Falcó, fallecido el pasado mes de marzo, le dejó en herencia y por el que sigue luchando teniendo un enemigo inalterable: la burocracia. Cuando ella misma, y prácticamente todo el mundo, pensaba que ya podía celebrar ser marquesa, un obstáculo se ha puesto en su camino y tendrá que esperar a poner en su tarjeta de visita el título que su progenitor le legó. Te contamos los motivos.

 

Tamara Falcó
Instagram

Los primeros pasos de Tamara Falcó para recibir este reconocimiento fueron dar un tiempo prudencial desde la muerte de Carlos Falcó y se leyera el testamento para solicitar el mencionado título, hasta que finalmente, hace algo más de un mes, realizó los tramites requeridos iniciando así el camino a ostentarlo. Se pensaba que tan solo eran 25 días los que tendría que esperar para ser marquesa de Griñón desde que realizó esa primera gestión, pero no es así. Esas jornadas solo sirven para que cualquier persona pueda presentar amonestaciones en contra de que se le entregue a Tamara el legado que deseaba para ella su padre y así lo corroboró en sus últimas voluntades. Pues bien, pasado ese tiempo todos daban por hecho que ya era marquesa, craso error.

 

Tamara Falcó
Gtres

Lo cierto, tal y como apuntan las normas, es que debe esperar otros tantos días para que sea oficial su nombramiento, algo que la ha llenado de tristeza y así lo contó anoche en ‘El Hormiguero’ ante la pregunta de Pablo Motos sobre si ya era marquesa: “Pues no, que  va. ¡Imagínate mi decepción!. Me habían dicho que sí pero resulta que todo esto lleva su proceso. Resulta que eran 25 días hábiles pero para que alguien pudiera alegar que quería el marquesado o que se oponía, tenía un primo lejano o poner impedimento a que lo reciba. A partir de esos días pasa a otro proceso y el expediente pasa a no de donde y… un jaleo”. Juan del Val le comenta que no sabía que cualquiera podía pedir este título y ella dice tajante: “Yo tampoco”. Finalizando en cuanto a las amonestaciones, que son similares a las de una pareja que contrae matrimonio diciendo: “Exacto. ¿Sabéis que cuando mi hermana se iba a casar, que lo teníamos todo en secreto y luego no fue nada secreto?, el sacerdote puso las amonestaciones en un pueblo de ocho habitantes en Burgos para que nadie se opusiera”.

 

Tamara Falcó
Antena 3

Además de esta anécdota, anoche Tamara Falcó contó otra en referencia a su hermano Enrique Iglesias, coincidiendo con el tema que entablaron en la tertulia y que tenía que ver con la Navidad. Empezando por la frase: “Me va a matar. ¡Hola Enrique!” y muerta de risa, la ‘it girl’ explicó a sus compañeros que en una noche de Fin de Año que compartía con él, en 1987, y teniendo en cuenta que los estadounidenses son bastante puritanos con respecto a lo que se ve en televisión, salió cantando Sabrina el famoso ‘Boys, boys, boys’ y, de repente, se le salió un pecho. Entonces Enrique, que tenía 12 años, salió corriendo a abrazar la televisión… “Mi madre gritando – afirma la hija de Isabel Preysler – le dijo ‘Enrique ¡qué haces!, suelta la tele’, claro, él no se había visto en otra igual”, termina Tamara con unas carcajadas que contagió al resto de la mesa de tertulia del programa de Trancas y Barrancas.

 

Continúa leyendo