Vídeo de la semana

Orquídeas frente a dolor

Isabel Pantoja saca disco mientras su hijo reclama atención a su madre

La cantante muestra entusiasmada la portada de su nuevo álbum y Kiko Rivera le reprocha su actitud: “Hablar así de un hijo no tiene perdón de dios”

Isabel Pantoja
Instagram

Isabel Pantoja está preparando el lanzamiento de su nuevo álbum, ´Canciones que me gustan`,  y esta completamente emocionada con los preparativos y los múltiples detalles. Aparte de las horas que ha pasado y pasa en el estudio para perfeccionar al máximo las canciones, la cantante ha tenido una sesión de fotos de la cual saldría la elegida para la portada del disco y esa imagen ya es una realidad. Ha sido ella misma la que así lo ha anunciado en sus redes sociales, pero no esperaba que este mismo martes, por la tarde,  su hijo, Kiko Rivera, reclamara su atención en el programa ´Sálvame`, solicitando su ayuda y apoyo para dejar su adicción a las drogas y, sobre todo, reprochándole el comportamiento que ha tenido y lo que ha dicho de él en las últimas jornadas.

Isabel Pantoja
Gtres

Desde hace tiempo, la tonadillera utiliza las redes para hacer partícipes a sus seguidores de todo lo que concierne a su trabajo, ya sea una actuación, una gira o las canciones que prepara. En este caso ha sido la fotografía que respalda el álbum que muy pronto saldrá al mercado musical la protagonista de su publicación.


Si para Isabel Pantoja esto es motivo de alegría, pues muestra su esfuerzo y su ánimo por ofrecer algo nuevo a sus fans, hay otros temas que la tienen sumida en la tristeza, como es la actual situación y bajo estado de ánimo de su hijo, Kiko Rivera. El Dj, que ahora no tiene trabajo por la pandemia global provocada por el coronavirus, lo que ha provocado que no cuente con el dinero que antes cobraba recorriendo locales y discotecas de toda España, está ahora hundido y, al parecer sumido en una especie de depresión que le crea una enorme ansiedad.

 

Isabel Pantoja
Gtres

La actitud de su madre es lo que más le duele a Kiko, pues si bien dice que: “No necesito más de lo que tengo. Ha habido momentos en los que he tenido más de lo que tengo ahora, pero no necesito más”, sobre su economía, no está tan conforme con su progenitora: "Mi tristeza viene porque la persona a la que mas he amado y amo, mi madre, no sabe diferenciar entre Isabel Pantoja y madre” , añadiendo que: “Dejad de pensar que soy un gilipollas porque no lo soy y que mi madre se espabile un poco”, en referencia a que con todo lo que ha confesado aún espera su visita.


Según se comenta y el mismo ha confirmado en el programa ´Sábado Deluxe` de Telecinco, donde concedió una entrevista, esto viene provocado por su adicción a las drogas, una adicción que dijo anteriormente haber abandonado por completo y que, supuestamente, no es del todo cierto, pues ha tenido alguna que otra recaída. Si Kiko Rivera cuenta con el apoyo de su mujer, Irene Rosales y algunos amigos de verdad para dejar los estupefacientes, por lo que se está viendo esto no es suficiente y quizá necesite una ayuda más profesional y sobre todo la presencia y el abrazo de Isabel Pantoja.

 

Isabel Pantoja
Gtres

Por otra parte, y tal y como ha trascendido, Isabel Pantoja se enteró de los problemas de su hijo cuando este los contó de manera espontanea y sin que nadie lo esperara en el espacio televisivo, lo que no agradó para nada a la cantante de ´Marinero de luces`. Algo que no es óbice para estar al lado de su hijo, que afirma: “Yo lo que necesito es a mi madre, no a Isabel Pantoja y mi madre no está porque el personaje siempre es más”.


Entre ambos ha habido un rifirrafe que, al ser madre e hijo, seguro que se soluciona, aunque en estos días ha ido creciendo más y más. Otro de los temas que a Kiko Rivera no le ha importado tocar es el relativo a si ha reclamado la herencia de su padre, diciendo : “Si yo quisiera pedirlo, estaría en mi derecho”. También ha abordado la posible venta de Cantora: “Lo que le dije es que si para solucionar sus problemas y los míos, que son más pequeños, hacía falta vender Cantora por mi parte no había problema y que podía coger para ella lo que a mí me tocara, que a mí con que me pudiera pagar y resolver mi problema, yo no quería nada más”, diciendo como colofón que: “De recuerdos no se puede vivir”.

 

Continúa leyendo