Isco y Sara Sálamo amplían la familia con un gesto solidario

La pareja ha compartido en sus redes sociales la llegada de un miembro muy especial

Isco y Sara Sálamo están, como prácticamente todo el mundo, encerrados en casa pasando la cuarentena. La pareja, que tiene un bebé de 10 meses, está disfrutando de un tiempo en familia que no hubieran podido tener debido a los compromisos profesionales de ambos, y además de los tres, están acompañados por todas sus mascotas. 

Instagram
Sara Sálamo

Hasta hace unos días la actriz y el futbolista tenían cuatro perros. La pasión de la pareja por los animales les ha llevado a adoptar en numerosas ocasiones miembros caninos para su familia, y finalmente la cuarentena se ha saldado con un nuevo cachorro en la manada. "¡La familia crece!
No hagáis caso de mi look, a priori pensaba presentaros a ABRIL en una foto en la que solo se nos viera de cintura para arriba 🤷🏽‍♀️😅, pero luego decidimos que, una instantánea en la que aparezcamos todos, sería mucho más especial. Y así ha sido. Qué pasada de amigos canes tenemos.
ABRIL llega a nuestras vidas después de ser rescatada por @patrullacaninamadrid asi que gracias. Muchas gracias a todas aquellas protectoras, familias de acogida y organizaciones que os preocupáis por el bienestar animal". Con estas palabras daba Sara la bienvenida a Abril, un cachorro de mastín que ya es uno más de la familia.

Instagram
Sara Sálamo

También desde la protectora han querido agradecer la visibilidad que dan rostros conocidos como la artista y el deportista al adoptar perros abandonados en vez de comprar. Sara Sálamo y su pareja Isco Alarcón, adoptaron a esta pequeña mastina llamada Abril con Patrulla Canina. No podemos estar más orgullosas de las personas que adoptáis y no compráis, es un apto de generosidad. ¡Muchas gracias!" 

Lo cierto es que la intérprete ha mostrado en varias ocasiones su compromiso con el mundo animal, rechazando el uso de pieles en la moda y apostando en su vestuario y en todo lo que publicita por un mundo en el que la fauna esté protegida y no sea víctima de la globalización. 

Continúa leyendo