Descubrimos la nueva serie que prepara Justin Timberlake para Apple TV

Justin Timberlake prepara una serie basada en 'Confesiones de una mente peligrosa', historia que George Clooney llevó al cine y que ahora aterrizará en plataformas. Una producción de lo más esperada por los fans del artista.

Polifacético y admirado, Justin Timberlake ha sabido hacerse un hueco importante tanto en el mundo de la música como de la interpretación. Aunque la fama le llegó como miembro de la boyband NSYNC, y luego consiguió mantener una carrera de éxito en solitario, poco después probó suerte en el mundo del cine, y parece que las cosas no le van nada mal.

Tras algunos taquillazos y éxitos televisivos como Bad Teacher, In Time o Saturday Night Live, Justin se apunta un nuevo proyecto en su agenda que promete ser todo un éxito. Y es que según han confirmado, Timberlake protagonizará la adaptación del cine a la televisión de Confesiones de una mente peligrosa, la exitosa película estrenada en 2002 y dirigida por George Clooney, que aunque no fue un gran éxito, sí contaba una gran historia basada en hechos reales.

En esta serie para Apple TV, con quien Justin Timberlake repite tras la película Palmer, el actor y cantante da vida a Chuck Barris, un conocido presentador de la televisión americana de los años 80 que publicó una autobiografía que revolucionó a todo el país. En ella, Chuck aseguraba que durante años estuvo compaginando su labor televisiva con su faceta como asesino para la CIA. Algo que el organismo desmintió contundentemente. Años después Barris aseguro haberse inventado todo, lo que dio un valor añadido a su libro, que al parecer, contaba con todo lujo de detalles dicha falsa misión.

A pesar de la existencia de la película dirigida por Clooney, quien fue acusado de hacer un estropicio con la historia, Apple TV prepara su propia adaptación con una serie de la que aún no se ha confirmado ni la fecha de rodaje ni mucho menos de estreno.

Pero esta no es la única razón por la que Justin Timberlake está de actualidad. Guardado en la memoria de todo el mundo se encuentra la actuación de Justin en el descanso de la Superbowl de 2004, cuando dejó a la vista el pecho de Janet Jackson, lo que supuso toda una revolución. Ahora,  años después, el estilista de la cantante ha asegurado que el supuesto incidente no fue nada casual, y que estaba preparado minuciosamente por Justin Timberlake, quien estaba dispuesto a todo por superar el beso que Britney Spears, Christina Aguilera y Madonna se dieron un conocido evento unos meses antes.

Continúa leyendo