A CORAZÓN ABIERTO

La confesión más emotiva de Alejandra Rubio: “siento haber dejado sola a mi madre cuando estaba enferma”

La hija de Terelu Campos ha pasado por la escalera de las emociones de “Viva la vida” y ha revelado algunos de los detalles más desconocidos de su personalidad.

Alejandra Rubio ha pedido perdón. La hija de Terelu Campos se siente culpable por haber dejado sola a su madre en uno de los momentos más complicados de su vida. La joven se ha subido a la escalera de las emociones de “Viva la vida”, que sigue el patrón del “puente de las emociones” de “Supervivientes” y ha hablado sobre la culpa, el perdón, el arrepentimiento y el distanciamiento. Entre nerviosa y emocionada, la nieta de María Teresa Campos no ha podido contener las lágrimas cuando se ha referido a dos sentimientos que relaciona directamente con su madre: la culpa y el perdón.

Alejandra Rubio
Mediaset

Alejandra ha reconocido que se siente culpable por haberse independizado cuando a su madre le diagnosticaron cáncer por segunda vez. La influencer ha dicho que no pensó en que Terelu podría haberla necesitado más y que se siente mal por haberla dejado sola. Alejandra se marchó con su novio a empezar una nueva etapa de su vida con ilusión y ahora, años después se da cuenta de que quizás fue un error: “en ese momento solo pensé en mí y me siento culpable por haberla dejado sola”. Por este motivo, ha querido pedir perdón a su madre: “con 18 años dije 'adiós' y no permití que nadie se metiera en mi vida", ha declarado entre lágrimas. Fueron unos momentos muy difíciles para Terelu, pero su hija no estuvo cerca para apoyarla y acompañarla en ese duro trance: “debía haberme esperado por las circunstancias. La miraba y no sabía cómo podía aguantar tanto, yo hubiera aguantado la mitad”, ha dicho.

Ante esta difícil confesión, Terelu no ha dudado en intervenir por teléfono. Con la voz entrecortada de la emoción, la colaboradora ha dicho que no tiene nada que perdonar a su hija y que para ella fue mejor que se marchara en el momento en que tuvo la recaída. “No le tengo que perdonar por eso porque yo siempre intenté mantenerla al margen. Es lo que más me importa en el mundo y no quería que sufriera. Que ella no estuviera en casa fue mejor para mí porque me permití disimular menos", ha asegurado.
 

Continúa leyendo