“¡Gracias mamá!”

La historia de superación de la madre de Feliciano: enfermera, positivo en COVID-19 y héroe anónima

El tenista habla de ella como la persona que le ha ayudado a superar las derrotas más duras

El sector sanitario, en el que están incluidos médicos, celadores, conductores de ambulancia, de limpieza o personal de enfermería, es el que más expuesto está a la terrible pandemia que asola el planeta: el coronarirus. Con la magnífica labor que realizan en hospitales, clínicas o cualquier centro médico son los que tienen contacto directo con los pacientes con pocos síntomas, graves o críticos, siendo ellos mismos los que en bastantes ocasiones se llegan a contagiar de COVID-19.


Una de estas enfermeras, que no dudó en dar todo de si misma para ejercer lo mejor posible su profesión, es Belén Díaz-Guerra, la madre del Feliciano López, una mujer fuerte y de ideas claras que estuvo trabajando como una cosaca hasta que la atrapó la enfermedad y dio positivo en el test que se le realizó, con lo cual se tuvo que quedar en su casa para curarse y cumplir la posterior cuarentena.

 

Feliciano López
Gtres

Sobre su progenitora, Feliciano López habla con orgullo, o mejor dicho escribe, en las páginas del diario ABC, donde, a través de una columna que firma, hace un repaso a la realidad que se vive en cuanto las cifras de enfermos y fallecidos, añadiendo una reseña sobre su madre en la que revela datos hasta ahora desconocidos.


De este modo, el tenista saca del anonimato a Belén, toledana de nacimiento, que ejerce de enfermera en una clínica privada de Alcorcón, Madrid. Por suerte y alegría para toda la familia de Feliciano ya ha superado el virus y tiene la idea de volver a la primera línea de lucha para erradicar el coronavirus cuanto antes, ya que, como todos sabemos, el personal sanitario es imprescindible para que esto suceda.

 

Feliciano López
Gtres

Sobre Belén Díaz-Guerra el deportista asegura que: “Mi madre, enfermera de profesión que ha superado la Covid-19 gracias a Dios, está deseando volver a su trabajo porque dice que ella ha escogido esa profesión y hacen falta muchas manos en estos momentos en su hospital”. Además de alabar su constancia, Feliciano cuenta algunas de las ideas que su madre le ha inculcado y que jamás olvidará: “Entre muchas de sus enseñanzas, hay una que la llevo grabada en mi mente y me acompaña siempre. Cuando empecé a competir y perdía un partido, la decepción era tremenda y ella muchas veces me decía: ‘Hijo, es un partido de tenis, los dramas de verdad son los que veo yo en el hospital’. ¡Gracias, mamá, por abrirme un poco los ojos! Confieso que en las derrotas más duras esas palabras me han ayudado a relativizar lo que significa perder un partido”.

 

Feliciano López
Gtres

También quiso mencionar a sus abuelos, los cuales, siendo personas de riesgo, están aguantando como jabatos el confinamiento en su casa: “Tengo la inmensa suerte de poder disfrutar todavía de mis dos abuelos maternos, que con 88 y 90 años viven solos y se valen por sí mismos para prácticamente todo”. Además, Feliciano López, miembro de la Selección Olímpica española de tenis, asegura que: “Durante estos días, cuando hablo con ellos, me dicen que están muy bien pero a la vez preocupados por nosotros. Qué curioso, pienso que debería ser justo al revés. Después de lo que han pasado y ahora esto… Definitivamente, nuestros abuelos están hechos de otra pasta”.

 

Continúa leyendo