Pura valentía

Mabel Lozano da la cara tras ser operada de cáncer de mama: ‘’No he llorado nada’’

La modelo relata en primera persona cómo ha vivido la intervención para extirparle el cáncer en plena pandemia

Mabel Lozano es una heroína. La actriz ha tenido un sobresalto inesperado durante esta cuarentena después de que le diagnosticaran cáncer de mama. A sus 52 años le ha tocado batallar contra esta maldita enfermedad que afecta a una de cada ocho mujeres, pero lo ha hecho con energía, optimismo y determinación. En su caso, la enfermedad ha resultado ser premonitoria ya que hace algunos años que escribió “Y aún hay tiempo para verbenas” el tráiler que Mabel Lozano escribió y dirigió para la Asociación Española Contra el Cáncer en 2011.

La modelo ha tenido que ser intervenida de urgencia para extirparle el cáncer y a través de los micrófonos de la agencia Gtres cuenta cómo han llevado ella y su familia esta experiencia. Todo comenzó Tras una charla con una amiga. Mabel decidió auto explorarse y fue entonces cuando se detectó una “lentejita dura”, como ella dice, que no le dio buena espina. Fue entonces cuando los médicos le dieron la peor de las noticias: “Tienes cáncer”. La buena noticia es que estaba en estadio uno. Tras su paso por el hospital ha vuelto al confinamiento con su marido e hijos.

''He tenido mucha suerte, pero es importante autoexplorarse''

Mabel Lozano confiesa que se encuentra “fenomenal” y reivindica la importancia de que las mujeres se hagan un autodiagnóstico: “Ha sido una suerte impresionante detectarlo y extirparlo porque la sanidad lo que está haciendo es extirpar este tipo de cosas porque saben que lo hacen y ya está. He tenido una suerte de la leche. Lo normal es que yo me hubiera enterado hasta dentro de mucho tiempo por la vida que llevo. Lo he querido compartir solo para decirles a las mujeres lo importante que es auto explorarse, porque de repente de quitarse un carcinoma que es una lenteja, a mujeres que le quitan una mandarina es que te va la vida”, explica.

Rossy de Palma, Mabel Lozano
Gtres

Al principio le costaba creerse la mala noticia: “¿Y por qué tengo cáncer”? Porque, además, yo no he tenido a nadie de mi familia con esta enfermedad. Nadie. No soy obesa, no bebo, no fumo, como muy sano. A priori, no era grupo de riesgo. Y me dijeron: “claro que eres grupo de riesgo. Formas parte del primer mundo. Una de cada ocho mujeres del primer mundo tiene cáncer de mama”. Me pareció una barbaridad y eso que yo conozco algo del tema porque le hice un tráiler que se llamaba “y aún hay tiempo para verbenas” a la Asociación Española contra el Cáncer.

Su fuerza y ánimo le hicieron afrontar la operación con buena energía, pero sus hijos fueron quienes peor lo pasaron cuando se enteraron: “Mis hijos tienen ya 18 años y mi hija Roberta es la que me lleva a todos los sitios. En este proceso que ha sido tan corto y tan magnifico, donde tengo que dar las gracias, la verdad es que no he tenido miedo en ningún momento. Lo que he tenido es desazón, desconocimiento. Y no he llorado en ningún momento. No tenía ganas de llorar, sino un sentimiento de esperanza. La medicina ha avanzado mucho y el cáncer de mama pillado en las primeras fases tiene un pronóstico positivo. Pero mi hija, claro, me abrazó en un primer momento y se puso a llorar. Me decía: “mamá, mamá ¿qué va a pasar ahora?” y yo le decía: “Nada, no va a pasar nada. Ahora nos vamos a poner a hacer torrijas”, finaliza Mabel Lozano. 

Continúa leyendo