El virus del pánico

Mercedes Milá, en Roma atrapada por la crisis del coronavirus

Su hermano Lorenzo vive en la ciudad italiana y no dudó en viajar hasta allí

Mercedes Milá
Gtres

El coronavirus está imparable. Cada vez afecta a un mayor número de personas, bien porque padezcan la enfermedad o bien por  los efectos secundarios como es el aislamiento que sufre parte de la población. Esto último es lo que le ha ocurrido a la periodistaMercedes Milá, que viajó a Roma y se ha quedado allí atrapada, tras el cierre de fronteras. Su hermano, Lorenzo, corresponsal de televisión, vive en la Ciudad Eterna y fue quien le quitó importancia al tema del virus y le dijo que no había motivo de preocupación. Sin embargo, no ha sido así y  el tema se ha desbordado, tanto que en España han cerrado el tráfico a todos aquellos aviones que proceden de Italia. Estas medidas son para evitar la propagación de la enfermedad en nuestro país.

Mercedes no está sola, la acompaña la hermana de Susana Griso, con la que estaba grabando una nueva edición del programa `Scott & Milá´,  de Movistar+, así como también varias de sus compañeras de colegio. Se las prometía muy feliz, pues llevaba tiempo organizando ese viaje con cuatro compañeras del Colegio Sagrado Corazón de Barcelona. Pensaba celebrar el viaje de fin de curso que no pudieron hacer en el año 68. Nunca contaron con que su estancia se podría verse prolongada por motivos ajenos a ellas. Milá, que es tremendamente positiva, ha sacado un lado bueno a esta historia y es el ver la ciudad sin gente, como nunca se lo hubiera imaginado. Roma es una de las ciudades más turísticas del mundo y siempre está repleta de turistas, pero con el coronavirus se encuentra desierta. “Estamos en una casa alquilada. Nunca podríamos haber visto Roma tan bonito, tan vacío”,  explicó la ex presentadora de `Gran Hermano´, una mujer vitalista y optimista, que siempre intenta ver el vaso medio lleno

Mercedes Milá
Gtres

La periodista, de 68 años, entró en directo en el programa `Espejo Público´, donde le comentó a Susana Griso: `` La gente nos grita por la calle: ¡ a un metro, a un metro!, dicen cuando nos acercamos´´. Las autoridades italianas han explicado que sí se puede entrar o salir del país, pero no viajar por el territorio y se recomienda no pasear por la calle para evitar más casos de contagio. Así, Mercedes y sus amigas tendrán que estudiar el siguiente paso a dar, pues lo que está claro es que a España no pueden llegar en avión. Tendrán que buscar otra alternativa o quedarse unos días más en Roma, donde dicen que están siendo prudentes, a la vez que valientes. Después de todo, Mercedes cuenta allí con su hermano Lorenzo y la familia de éste, lo que supone un gran apoyo, pues en parte es como sentirse un poco en casa, rodeada de algunos de sus seres más queridos, aunque no sea por elección, sino por imposición para evitar la propagación del coronavirus, que cada día afecta a un mayor número de habitantes en todo el mundo. Una vez que Mercedes y sus amigas consigan regresar a España, les queda una segunda parte y es tener que pasar la  cuarentena por el peligro de contagio al haber estado en una zona de alto riesgo. Es seguro que no olvidarán en lo que les queda de vida esta experiencia en tierras italianas.

Continúa leyendo