Miki Nadal y Carola Escámez llegan a un acuerdo de divorcio casi dos años después de separarse

Tras casi dos años de batalla legal, Miki Nadal y Carola Escámez han llegado a un acuerdo por la custodia de su hija. Algo que el colaborador de televisión ya ha celebrado por todo lo alto.

Tras una dura batalla legal, Miki Nadal y Carola Escámez han llegado a un acuerdo de divorcio
Gtresonline

Han pasado 20 meses desde que Miki Nadal y Carola Escámez dieran por terminado su matrimonio, al menos públicamente. Tras una polémica separación, que motivó incluso que el colaborador fuera condenado por un delito leve de vejaciones, que saldó con trabajos comunitarios, la pareja iniciaba una dura batalla legal que por fin ha llegado a su fin. Miki y Carola ya llegado a un acuerdo y podrán seguir felizmente con sus vidas.

Según han asegurado, la ex pareja mantendrá la custodia compartida de Carmela, la hija de cinco años que tienen en común, y será Miki quien se haga cargo de los gastos escolares de la niña. Además, en la sentencia ha quedado fijado que el colaborador tendrá que pagar a Carola una pensión alimenticia de 1.000 euros mensuales. En cuanto a los gastos de la niña, y tras desestimarse la pensión compensatoria que pidió Escámez, serán pagados al 50% por ambos padres.

El fin de muchos meses de lucha legal que Miki ha querido celebrar (a pesar de que las semana pasada perdió a su madre) a través de sus redes sociales asegurando: “La semana pasada fué una de las más tristes de mi vida pero esta semana estoy de celebración porque he vivido uno de los momentos que más deseaba que llegase desde hace tiempo. Es hora de celebrarlo a lo grande con un buen champán y con tod@s es@s amig@s que han estado siempre a mi lado y se alegran de las cosas buenas que me pasan....”

Miki Nadal celebra el acuerdo de divorcio con su ex mujer Carola Escámez
Instagram @nadalmiki

Siempre discreto con su vida privada, fue el pasado mes de septiembre cuando se supo que Miki había rehecho su vida. Junto a Helena Aldea, empresaria alicantina propietaria de la marca de moda Capriche (la favorita de Cristina Pedroche, amiga y compañera de Miki en el programa Zapeando), el colaborador ha recuperado la ilusión. Una ilusión que tras su acuerdo de divorcio será aún mayor.

Continúa leyendo