Ponce no firma

Paloma Cuevas y el divorcio que no llega

La empresaria está deseando acabar cuanto antes con este trámite y cerrar así un capítulo de su vida

Corría el mes de julio cuando saltó la noticia de que uno de los matrimonios que parecía más estables del panorama nacional se rompía. La empresaria Paloma Cuevas y el torero Enrique Ponce se separaban después de más de 24 años juntos y dos hijas en común, las pequeñas Paloma y Bianca.  El motivo que les llevó a poner fin a su unión era la aparición de una tercera persona, una joven estudiante de derecho llamada Ana Soria. Nada más finalizar el Estado de Alarma y abrirse las fronteras entre las provincias españolas, el diestro hizo la maleta, se despidió de su esposa y puso rumbo a Almería, tierra natal de su nueva pareja. Desde entonces, Ponce no ha dejado de mostrar en público el amor que siente hacia la joven rubia, que le ha abierto las puertas de su casa, su familia y sus amigos.

Enrique Ponce, Ana Soria
Instagram

Ante la imposibilidad de una reconciliación entre Paloma y Enrique, la pareja tomó la decisión de iniciar los trámites de separación. El diestro quería también el divorcio y una posterior nulidad eclesiástica, a la que la empresaria se negó. No puso problemas al divorcio y tanto es así que siempre quiso que todo se solucionase de mutuo acuerdo y con un abogado común, según asegura la periodista Paloma García-Pelayo en su blog del digital OK Diario. Sin embargo, no todo ha ido según los planes de Paloma Cuevas y pasados cuatro meses, desde que se produjo la separación, su divorcio se encuentra estancado a espera de la firma de Enrique Ponce. El diestro podría tener guardado un as bajo la manga, pues no se entiende que no haya querido acabar de una vez por todas con estos trámites legales que le dejarían libre para comenzar una nueva vida junto a su joven pareja. Él es quien en teoría tiene más prisa, pero Paloma también desea terminar cuanto antes y cerrar una página de su vida, una de las más dolorosas que le ha tocado vivir. Ella siempre pensó que su matrimonio era hasta que la muerte les separase, pero nada más lejos de la realidad.

Paloma Cuevas, Enrique Ponce, hija
Gtres

Según asegura Paloma García-Pelayo el divorcio llegará "más tarde de lo previsto. Primero tienen que firmar ambos el convenio regulador que ya han acordado; luego lo ratificaran en un juzgado. Solo falta la firma de él. Paloma está `un poco harta´", según le aseguran fuentes cercanas. Se habló de su intención de marcharse de España y hacerlo a principios del año próximo. Vamos a ver si para esa fecha ya está todo firmado y listo para que cada uno comience una vida por separado. Él con su joven novia y ella con sus dos hijas, que se han convertido en su mayor apoyo junto a sus padres, Victoriano y Paloma.

Paloma Cuevas, Enrique Ponce
Gtres

Solo queda la firma del diestro y está todo listo esperando a que estampe su rúbrica. "No es que ahora le esté poniendo algún tipo de traba, no. No se ha movido de lo que acordaron. Solo queda su firma", le explican a García-Pelayo, y es que ambas partes ya han llegado a un acuerdo previo que consiste en que el domicilio conyugal es para Paloma, quien se queda con la custodia legal de las hijas de ambos, con la patria potestad compartida. 

Continúa leyendo