Ya no se esconde

Rocío Carrasco: impactante reaparición sin pelos en la lengua “que calle no significa que otorgue”

“Estoy callada, hasta que decida dejar de estarlo”

Nada más fallecer su madre `la más grande´ en 2006, Rocío Carrasco tomó la determinación de apartarse de la vida pública, de los homenajes que se le realizaba a su progenitora, Rocío Jurado, y también de su familia, incluidos sus pequeños, Rocío y David. La hija del boxeador Pedro Carrasco ha estado una larga temporada ajena a todo y a todos, pero ahora ha dado un giro de 180 grados y ha comenzado a dar ruedas de prensa, hablar amablemente con los medios, ha dado luz verde para la inauguración del museo Rocío Jurado en Chiclana y quizá el próximo paso sea un acercamiento con sus hijos.

Sobre esto último se ha hablado mucho pero, de momento, no es una realidad, solo un deseo. Su hija, Rocío Flores, de 23, ha puesto rumbo a Honduras para participar en la nueva edición de “Supervivientes 2020” y esto nos acercará a la joven, que ha crecido sin una madre, aunque su padre, Antonio David, siempre ha estado a su lado, al igual que la mujer de éste, Olga Moreno, que ha sido para ella como una segunda madre. La popularidad adquirida por Rocío Flores puede ser uno de los motivos de este cambio en Rocío Carrasco, que está totalmente desconocida.

Rocío Carrasco
Gtres

Las aguas parecen estar volviendo a su cauce y si bien Rocío Carrasco, de 42 años, tiene una actitud más cercana con los medios, con motivo del estreno del musical homenaje a su madre `Qué no daría yo´, su exmarido, Antonio David, de 44 años, está que lo tira en la tele, pues es colaborador habitual de `Sálvame´, `Sábado Deluxe´ y ahora también estará en plató para apoyar a su hija en su nueva aventura en el reality, donde intentará llegar hasta la final con el apoyo del público.

Rocío Carrasco ha dado un primer paso y después de éste pueden venir otros muchos, pues nos encontramos ante una nueva Rocío, que ha sufrido una metamorfosis, que nunca nos hubiésemos imaginado, pero que está ahí. Mientras, su marido, Fidel Albiac, se mantiene en un discreto segundo plano, pues no quiere quitarle ni un ápice de protagonismo y eso que él es el director del musical que se acaba de presentar en Huelva, tierra natal del fallecido boxeador Pedro Carrasco.

Rocio Carrasco, Fidel, Amador Mohedano
Gtres

“Estoy muy contenta, muy emocionada, y además es Huelva, la tierra de mi padre, que eso me da, aparte de sentimiento, mucha responsabilidad. La venta de entradas ha sido un éxito, hace dos semanas que se terminaron las entradas. Con mucha responsabilidad para que todo aquel, que se haya molestado en venir, se vaya satisfecho”, aseguraba Rocío durante la presentación del musical, donde también añadía: “A mí no me gusta exponer mi vida, pero esto es un trabajo, y es un trabajo que me gusta. Simplemente”. Además, está encantada de que sea una realidad el Museo Rocío Jurado: “Ya va todo en marcha y estamos trabajando todos para que se pueda hacer realidad”. “Ahora ha entrado una corporación nueva, un equipo de gobierno que ha hecho las cosas como se tenían que hacer o me han mostrado las cosas como se tenían que mostrar y vamos hacia adelante”.

Continúa leyendo