Vídeo de la semana

Retoman proyectos

Sara Carbonero e Iker Casillas y sus nuevos motivos para sonreír

Dejan atrás el peor año de sus vidas y encaran el nuevo año con ilusiones renovadas. Iker quiere volver al fútbol y Sara retomar sus proyectos vinculados con la moda.

Sara Carbonero e Iker Casillas
Gtres

A veces, el destino juega malas pasadas y, además, por partida doble. Eso les sucedió a Iker Casillas y Sara Carbonero en 2019, un año que seguro estaban deseosos de dejar atrás ya que un infarto y un cáncer les tuvieron con el alma y el ánimo por los suelos y temerosos hasta, por fin, superar ambos percances de salud.

Con la llegada del 2020, parece que un nuevo y esperanzador camino se abre para el querido y admirado matrimonio. Tras pasar parte de la Navidad con su familia y amigos, primero en Corral de Almaguer, el pueblo natal de la periodista, y después en Madrid, junto a su buena amiga y socia Isabel Jiménez, han regresado a Oporto, donde residen desde hace unos años con sus dos hijos, Martín y Lucas. No sin antes pasar también por Ávila, la tierra del guardameta.

Sara Carbonero, Iker Casillas, Martín y Lucas
Gtres

Tanto uno como otro están dispuestos a poner todas sus fuerzas para que sus proyectos se hagan realidad. El deportista siguiendo un férreo entrenamiento y los consejos de sus médicos para recuperarse su estado físico, y Sara, volver a su tarea vinculada con la moda, tanto con su firma Slowlife, como con su faceta de diseñadora de la joyería Agatha.

Sara Carbonero e Iker Casillas
Gtres

Por otra parte, una de las primeras cosas que han hecho nada más llegar a su hogar portugués ha sido preparar una segunda fiesta para celebrar el cumpleaños de Martín, su hijo mayor, que el pasado 3 de enero cumplió 6 añitos. La primera tuvo lugar en Madrid y contó con todo tipo de alusiones  y personajes de Star Wars. La organizada en Oporto también fue temática, pero esta vez ha sido Pokémon el protagonista, un personaje que a Martín y a Lucas, el menor de los hijos del matrimonio que tiene 3 años, les gusta mucho.

Continúa leyendo