Abusos sexuales, un grave problema de salud y una operación sin consentimiento: Sharon Stone se confiesa en su libro autobiográfico

El libro de memorias de Sharon Stone ha revolucionado Hollywood. Las duras confesiones de la actriz no han dejado indiferente a nadie.

Pocas cosas hay que causen mayor revuelo que un libro autobiográfico de una gran estrella. Y si no que si lo digan a Sharon Stone. Si hace unos meses era Mariah Carey la que impactaba con las duras vivencias narradas en su libro, ahora es la actriz de Instinto Básico la que ha dejado al mundo sin palabras.

Ya está a la venta The Beauty of Living Twice (La belleza de vivir dos veces), unas memorias donde Sharon Stone narra algunos de los episodios más duros y difíciles de su vida, hasta ahora desconocidos. Historias nunca imaginables como que la famosa escena del cruce de piernas en Instinto Básico fue sin su consentimiento: “Vi mi vagina en la pantalla por primera vez, después de que me hubieran asegurado que no se vería nada, que solo necesitaban que me quitase las bragas porque el color blanco reflejaba la luz”

Sharon Stone publica The Beauty of Living Twice, su libro de memorias donde relata los episodios más duros de su vida
Instagram @sharonstone

Además, Sharon ha confesado que en su infancia, ella y su hermana sufrieron abusos sexuales por parte de su abuelo, y con el consentimiento de su abuela. Un terrible episodio que rememoró cuando, años después, un productor de cine, cuyo nombre no ha querido decir, la presionó para que mantuviera relaciones sexuales con un compañero de reparto, para que hubiera mejor química entre ellos frente a la cámara.

Pero si estas declaraciones te parecen impactantes, la biografía de Sharon Stone tiene mucho más. Según confiesa la actriz, en 2001 pasó por el quirófano para someterse a una operación reconstructiva del pecho tras la extirpación de unos tumores benignos. Cuando despertó de la anestesia se encontró con que su pecho era de mayor tamaño por decisión del cirujano: “Pensó que me vería mejor con unos pechos más grandes y 'mejores"

Ese mismo año, en 2001, Sharon Stone sufrió uno de los episodios más duros de su vida. Sufrió un derrame cerebral y una hemorragia cerebral que casi la llevó a la muerte. “Me desperté con mi abuela Lela de pie a los pies de mi cama. Llevaba 30 años muerta. Estaba de punta en blanco, con su traje y su sombrero favoritos y me dijo: 'No sabemos realmente lo que te pasa, estamos trabajando en ello. Pero hagas lo que hagas, no muevas el cuello” relata la actriz.

Continúa leyendo