Vídeo de la semana

Es su momento

El Gin Tonic es el combinado favorito de Isabel II

En este aislamiento que todos vivimos hoy en día seguro que a la reina de Inglaterra le sirve para disfrutar de un momento relajante

Isabel II
Gtres

En muchos sitios se ha comentado que la reina madre de Inglaterra, la progenitora de la actual soberana del Reino Unido, era una gran aficionada al gin-tonic, bebida que tomaba cada tarde con la misma asiduidad que el té de las cinco.


La reinaIsabel II, digna heredera de su madre, ha seguido esta costumbre y le gusta tomar un refrescante gin-tonic al atardecer para paliar las responsabilidades de su cargo.


Pero hay algo que es absolutamente diferente en los vasos de la reina de Inglaterra que en los de la mayoría de las personas. La Monarca exige unos hielos especiales porque hay algo que no soporta al beber su combinado.

 

Isabel II
Gtres

Está claro que todos tenemos manías y las celebrities no van a ser menos, incluidos los miembros de la realeza o la aristocracia como la reina Isabel II de Inglaterra, que tiene una muy especial en cuanto al modo de preparar sus copas preferidas. La soberana de los ingleses pide que los hielos tengan forma redonda, según han publicado algunos medios de comunicación, porque con esta forma al chocar hacen menos ruido. ¡Ahí queda eso!


Seguro que en ella puede permitirse pedir estos caprichos. La verdad es que en unos momentos tan especiales como los vividos con el coronavirus hay que buscar alicientes para pasar el tiempo de aislamiento en casa y tener momentos de relax. Tomarse un gin tonic puede ser el motivo para tener esos instantes de tranquilidad.


Isabel II está pasando esta dura situación que afecta a todo el mundo en el castillo de Windsor, donde está rodeada de sus perros y muy pendiente del teléfono. Las autoridades británicas fueron partidarias de que dejara el palacio de Buckingham y se desplazara a Windsor, teniendo así especial precaución con la reina, pues ya tiene 93 años, siendo por su edad una persona de alto riesgo de contagio en plena expansión del COVID-19.

 

Isabel II
Gtres

En este retiro obligado es más que probable que la mandataria británica desee tener su ratito de asueto para poder degustar un rico Gin Tonic, mientras tanto puede igualmente disfrutar de la compañía de sus perros corgis y de un impás de relax.


El traslado de la reina de Inglaterra a Windsor, en el condado de Berkshire, estaba previsto para la Semana Santa, pero se decidió adelantarlo debido a la extensión del coronavirus. Por ello, las precauciones hacia Isabel II y lo mejor para su salud aconsejaron que dejara la capital y se instalara en Windsor, al oeste de Londres.


Desde este retiro la soberana británica atiende sus deberes como reina, manteniendo, por ejemplo, los contactos semanales que mantiene el primer ministro, Boris Johson, pero por teléfono. Antes tenían lugar cada miércoles en el Palacio de Buckingham.

Junto a Isabel II se encuentra en Windsor su marido, el príncipe de Edimburgo, que fue trasladado en helicóptero al castillo desde la residencia de Sandringham. Por otro lado, y como es obvio, la Casa real inglesa ha suspendido la agenda por completo, al igual que el resto de casas reales.

 

Continúa leyendo