Toda una sorpresa

Belén Esteban y Miguel llevan doce días separados

La princesa del pueblo lo ha anunciado con gran tristeza

El Estado de Alarma que vivimos en España nos está haciendo cambiar nuestros hábitos. Son tiempos complicados para la gente  que sufre coronavirus y sus familiares, pero también para el resto de la ciudadanía que tiene que mantenerse en casa aislada para evitar los contagios. Detrás de cada persona se esconde una historia y acabamos de conocer la de Belén Esteban. La colaboradora de `Sálvame´, antes de empezar a preparar su sección de cocina, en donde iba a hacer unos huevos rellenos, quiso agradecer la labor realizada por los sanitarios de Paracuellos del Jarama, la policía y la Guardia Civil. Se la notaba un poco triste. Su compañero y amigo Jorge Javier Vázquez le preguntó por su estado anímico.  Hasta ahora, la princesa del pueblo no había querido hablar de la situación que vive en su casa, pero ante la pregunta, rompió su silencio.

`Miguel se ha ido a su piso hace doce días, porque nos daba miedo. No lo tiene, pero como está con enfermos…”. Belén añadía que se echan mucho de menos. “Viene a casa cada dos o tres días. Yo me quedo en el porche, nos vemos a distancia”. Ella es una persona de alto riesgo y para evitar complicaciones han preferido tomar estas medidas, por lo que Miguel se ha marchado a su casa de soltero. La colaboradora reconocía que su marido tiene mucha suerte, pues hay otros sanitarios que no se encuentran en su misma situación y no tienen otra vivienda a la que irse para alejarse de sus familiares. El aislamiento es complicado pero hablan por videollamada y por teléfono. Son conscientes que mientras dure el coronavirus van a tener que estar así, pues es todo por su bien y por su salud.

Belén Esteban
Gtres

El vivir separada de su marido hace que Belén esté triste, dado que él se ha convertido en su mayor apoyo en los momentos más difíciles que le ha tocado vivir como es el proceso judicial con el que fuera su  representante Toño Sanchís. Miguel siempre ha estado a su lado y cuando ella entró en Gran Hermano Vip, también se encargó de cuidar a su hija, Andrea, que en aquel entonces todavía vivía y estudiaba en España. son tiempos difíciles, pero todo acabara más pronto que tarde y como aseguraba Belén entonces le recibirá con los brazos abiertos y le querrá más aún si cabe que ahora.  Su deseo era casarse por la iglesia y quien sabe si una de las promesas que se han hecho no es esa, pues  el aislamiento y la cuarentena  es tiempo para pensar y para conocernos más por dentro. También en este tiempo en el que ella permanece en casa nos ha dejado entrar en su cocina y conocer una de sus facetas más desconocida como  es el hecho de que se maneja a las mil maravillas entre fogones. Primero preparó una tortilla de patata, después unos filetes rusos y ahora han sido unos huevos duros, que ha hecho con todo su cariño en directo para los telespectadores de `Sálvame´.

Continúa leyendo