No deja de sorprendernos

Bibiana Fernández: el drama de su adolescencia a ritmo de bolero

La actriz ha sido la segunda anfitriona de ‘Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition’ y no ha podido evitar emocionar a sus invitados con algunos episodios de su pasado.

Bibiana Fernández
GTRES

La duodécima temporada de ‘Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition’ nos está dejando momentos muy intensos y eso que aun se encuentran en la segunda semana de concurso. La edición se estrenó con Víctor Sandoval como anfitrión y en esta ocasión ha sido Bibiana Fernández la encargada de preparar el menú. Sus invitados, Carmen Borrego, Víctor Sandoval y El Dioni, no han podido evitar emocionarse con el pasado de la actriz.

Apenas acabar de poner el primer plato, la anfitriona ya se ha empezado a mostrar cómo es: transparente, habladora, divertida y con mucho vivido. A sus 65 años, Bibiana ha recordado su infancia y adolescencia como uno de los momentos más difíciles.  Nunca estuvo conforme con su cuerpo y lo pagó con la comida, llegando a pesar 88 kilos cuando apenas tenía 13 años. Tras esto decidió darle a su vida un giro de 360 grados y empezar a trabajar en ella misma para sentirse segura y a gusto con su cuerpo. Un hecho que le ha afectado a su relación con la comida hasta a día de hoy. “Llevo 50 años sin comer” ha afirmado la actriz.

‘Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition’
Cuatro

Para no volver a recordar más esa etapa, ella misma se encargó de romper en su juventud todas las fotos de ella de niña. Su madre y su tía han sido las encargadas de guardarlas en una bolsa, como si fuesen las cenizas, para tener la oportunidad de recuperarlas cuando se perdonase con su pasado. Lo único que conserva de esa etapa como si fuese oro son libros con recortes de personajes reconocidos que reflejaban a lo que ella deseaba llegar. Rostros femeninos en los que, sin darse cuenta, se buscaba a sí misma y a la belleza que perseguía. Úrsula, Brigitte y Raquel del film ‘En la intimidad las llamo… ¡Alma mía!’ son algunas de las que presiden estas páginas.

Bibiana Fernández
GTRES

En 1975 ya comenzó a trabajar en el mundo de la noche en Barcelona, en la sala ‘Starlet’. Apenas estuvo dos años, pero los suficientes para que la joven de 22 años empezase a darse cuenta de los murmullos de reproche o risas que dejaba a su paso en un público que aún no la aceptaba tal y como era. “Cuando yo entraba en los sitios había ruidos y aprendí a distinguir los que eran de aprobación, de reproche o... de mofa. Era como un panal” ha añadido. Aunque para ella lo más importante fue la libertad de elegir qué hacía con su vida, quién quería ser y dónde quería trabajar, aunque “al elegir te puedes equivocar, puedes elegir el infierno”.

A día de hoy sigue siendo una de las transexuales más famosas de España, de las primeras que mostraron su valentía en nuestro país y que se presentaron firmes con un “aquí estoy yo” superando los temores a los susurros a su paso. Un icono que la vida ha dejado lleno de marcas de lucha y de vivir lo que realmente deseaba remando día y noche contra una sociedad que no la aprobaba.

Continúa leyendo