Barranco al rescate

El doloroso percance por el que ha sido socorrida Rocío Flores

La hija de Antonio David Flores ha sufrido un incidente con la tuerca de uno de sus pendientes y ha tenido que ser intervenida tras incrustársele en la oreja.

No hay día que ‘Supervivientes 2020’ no nos regale un momento digno de ser recordado cuando finalice la edición. Pérdida de consciencia, falta de respiración, dolorosos calambres, inflamaciones de grandes dimensiones… Los sustos que se están llevando los supervivientes a estás alturas del concurso son innumerables. 

Esta vez la protagonista ha sido Rocío Flores con un doloroso percance por la que ha tenido que ser socorrida por sus compañeros. La joven estaba hablando con Albert Barranco, Fani y José Antonio Avilés cuando ha notado que la tuerca de su pendiente se le había incrustado en el lóbulo de la oreja.

Rocío Flores e Ivana
Telecinco

La hija de Antonio David Flores ha comenzado a alarmarse al ver que no podía quitarla por ella misma y que estaba dentro de la oreja. Fani le ha exclamado que no se lo tocase, que eso tenía que ser con una aguja. Un comentario desafortunado que ha puesto más nerviosa aún a Rocío. “¡Ah! ¡Cómo me duele!” ha exclamado mientras seguía con su fallido intento de sacarlo. Avilés, una vez más, ha querido ser el superhéroe del momento y ha intervenido. Mientras empujaba la tuerca como si de un grano se tratase, los gritos de dolor dejaban ver que no iba bien. Él afirmaba que sabía sacarla y le daba esperanzas a su amiga diciéndole que la tenía fuera casi ya. Unas palabras que han hecho que el resto de supervivientes se uniesen a socorrer, ya que la tuerca ni se veía. “Lo tienes fuera casi y ni si quiera se” se reía Barranco de la positividad de Avilés. “Eso es sangre” exclamaba su amiga que, por lo que deja ver, no tenía intención de tranquilizarla. Pero en algo han estado de acuerdo todos y es que, con la oscuridad de la noche y una lámpara portátil no iban a solucionar nada, por lo que abortaban la misión hasta la mañana siguiente.

Rocío Flores
Telecinco

Cuando todo estaba perdido, se hizo la luz del día y la hija de Rocío Carrasco se daba un largo baño con la intención de ablandar la zona del lóbulo. Albert Barranco, su superhéroe verdadero, ha aprovechado para hacer el segundo intento de sacarle a su amiga el cuerpo extraño que había quedado entro de la oreja. Áviles se ha sentido reemplazado pero con comentarios como “con un palillo te lo saco” ha demostrado que lo mejor era que no volviese a tocar. El catalán no ha parado de preguntarle preocupado a su amiga que si le dolía lo que le estaba haciendo y como por arte de magia en apenas cinco minutos la turca estaba fuera.

Acto seguido los dos se han fundido en un amoroso abrazo como si acabasen de ganar el concurso. En la cara de Rocío se ha notado el peso que se ha quitado de encima y la preocupación que le estaba causando sentir que tenía la tuerca incrustrada. ¿En qué momento ha llegado eso ahí? Nadie lo sabe ni lo sabrán, lo que si ha confirmado Fani es que ella se lo avisó cuando llegaron a Honduras, que se quitase todos los pendientes que tenía por lo que pudiera pasar.

Continúa leyendo