Vídeo de la semana

Desvela el motivo de la pérdida de su voz

Drogas, desamor, paternidad, negacionismo: Miguel Bosé nos abre su corazón

La relación con su padre, Luis Miguel Dominguín, fue tensa y hubo un convulso acontecimiento que marcó un antes y un después

Llevaba años sin conceder una entrevista en España y en sus últimas declaraciones había creado polémica. Miguel Bosé, que reside desde hace años en México, concedió una extensa entrevista a Jordi Évole en la que no se calló nada. Habló largo y tendido de todos los temas que tienen que ver con su vida y también con la muerte de su madre, Lucía Bosé, y su sobrina Bimba. Uno de los primeros temas que afrontó fue el de su adicción a las drogas y en `Lo de Évole´, en La Sexta,  aclaró que consumía "drogas, sexo a lo bestia, tabaco, sustancias… todo. Me dio por ahí por un desamor, simplemente. Un día llamé a unos amigos míos a la 1 de la mañana. Yo me dormía temprano en aquella época y les dije ‘quiero salir y quiero ir de fiesta’. Mis amigos, que ya estaban en la cama, se vistieron y fueron a ver si era verdad porque no se lo creían. Y esa noche, me tomé mi primera copa y me tomé mi primera raya. Me salió baratísimo porque me duró…", empezó diciendo en una entrevista que prometía mucho y que no defraudó.

Miguel Bosé
Gtres

Después de dos décadas de consumo, hace unos siete años que decidió acabar con esto y lo consiguió. "He dejado todo todo todo hace 7 años. Estaba muy enganchado y a diario. Pasó, dejó de ser diversión y fiesta. Empieza a perder la gracia, a causar problemas serios que no justificas, porque no tienen justificación. He llegado a consumir casi 2 gramos diario más el fumar marihuana, éxtasis… Todo el mismo día, al mismo tiempo y subiendo unas escaleras hacia un escenario. Subía, y mi manager me dijo ‘está todo listo’. Y dije ‘se acabó’. Las fuerzas que a uno le hacen tomar estas decisiones tan radicales sólo vienen de dentro, y además pasan por un proceso que es complicado, que tarda, y ahí tienen mucho que ver las responsabilidades que tienes en la vida, ahí ya habían nacido mis hijos. Y corté y corté. Y jamás en la vida he vuelto a tener necesidad".

Miguel Bosé, Luis Miguel Dominguín
Gtres

Su voz sonaba entrecortada y se ha especulado mucho sobre sus problemas de salud. El intérprete de temas como `Mi libertad´ despejaba todas las dudas y asegura que tiene una raíz emocional. "El momento en el que las cosas en mi familia, en la que yo creo, que no se llama familia, porque es una especie de acuerdo de convivencia que tienen dos personas que tuvieron una relación y que, por buen rollo, decide seguir adelante para que los hijos de ambas partes puedan continuar creciendo juntos como lo que ellos pensaron que eran desde el primer día: que eran hermanos. El problema llega a los mayores, los mayores son los que tienen las decisiones y son los que tienen que recibir los golpes o cargar con las responsabilidades, y yo no estaba preparado para eso", y añade: "cuando las cosas empezaron a ir mal, cuando el amor no existe, cuando la amistad y el buen rollo se difuminan y cuando se pierde la admiración, que es lo más necesario, cuando todo se derrumba… en mi caso por discreción, por responsabilidad, por educación, aguantas y se envenena. Cuando estalla, estalla mal y empiezan los problemas serios. Y el primer problema gordo que yo tuve fue la voz. Ahora tengo voz, ahora puedo hablar, yo he llegado a no tener voz. Cero.  Cuando pasas por esas cosas… ya sé que en España a la gente le gusta compartirlo todo, quizá porque no tengan autoestima. No me encerré".

Miguel Bosé, Lucía Bose
Gtres

Niega que su madre muriese de coronavirus. "Mi madre no tenía coronavirus, mi madre no se murió de COVID, y eso tiene que parar ya". Con dolor recuerda: "A mi madre se la sedó. No podías ir a visitarla, no la podías sacar… una cosa muy desagradable y no me pude despedir", aunque sí lo hizo por teléfono. También habló de la relación con su padre, el torero Luis Miguel Dominguín, con el que vivió un suceso que marcó un antes y un después entre ellos. "El momento de mayor tensión fue cuando me hizo disparar a una cierva. Y en el momento de rajar, sale un bebé. Le faltaban días para nacer”, recuerda con pena. “Me fui a por él para darle puñetazos y le insulté".

Miguel Bosé, Nacho Palau
Gtres

La entrevista ha dado para mucho, pero todavía falta la segunda parte que se emitirá el próximo domingo y en ella hablará de asuntos relacionados con la pandemia, que tanta polémica han despertado en España, dada su postura negacionista.

Continúa leyendo