Vídeo de la semana

Futuro en juego

El motivo de fuerza mayor por el que Ana Maria Aldón abandonará 'Supervivientes'

Su futuro en el concurso 'Supervivientes' corre peligro desde que el juez rechazara el recurso de Aldón para no asistir a un juicio que tenía pendiente.

Ana María Aldón
Gtres

El sueño de Ana María Aldón podría estar llegando a su fin. El juez ha rechazado el recurso de la concursante de ‘ Supervivientes’ para no asistir al juicio que tiene pendiente por la demanda que le puso Emilio Salinas, el diseñador de sus vestidos de novia.

Emilio Salinas
Gtres

La polémica se remonta a finales del año 2018. Aldón aseguró que había diseñado su vestido de novia junto a su amigo Emilio Salinas pero todos nos quedamos boquiabiertos cuando el diseñador desmintió la noticia. Al parecer el vestido era suyo y la mujer del torero lo había adaptado a su gusto. Como buenos amigos que eran, llegaron a un pacto verbal antes del gran día. Por su parte, Salinas confeccionaría y le regalaría dos vestidos para la boda a cambio de salir juntos en las fotos de la exclusiva. Un acuerdo que no llegó a buen puerto.

“Hablé con ella en su momento y no se ha producido ninguna rectificación por su parte. A partir de ahí yo he puesto todo en manos de mis abogados, que serán los que decidan qué medidas tomar”, contó Salinas a ‘Look’. Desde este momento, el modisto quería que como mínimo, le pagaran sus diseños. Ahora puede que Aldón tenga que pagar el vestido y abandonar la isla de Honduras, donde también le ha dado por la alta costura.

La concursante tendrá que coger el vuelo de vuelta a Madrid al menos de manera temporal, para acudir al juicio civil que tendrá lugar el próximo 26 de marzo. Existe una sola posibilidad de que no tenga que salir de la isla, sería el caso si los abogados de la acusación y la defensa llegan a un acuerdo para retirar la demanda. Cosa que parece algo improbable.

Salinas interpuso dos demandas a la sevillana, una por lo penal y otra por lo civil. La última acusa a Aldón de un delito de injurias y calumnias por las palabras que utilizó en el concurso para referirse al diseñador. En la primera solicita el importe de los vestidos de novia, después de asegurar en la revista ‘Hola’ que los diseños son suyos de arriba abajo.

Por si fuera poco, uno de los pies de foto de la exclusiva decía: “Tres mil flores bordadas, mil ochocientos cristales checos y tres meses de trabajo es lo que ha empleado Ana María para crear su propio vestido de boda”.

Al no existir un contrato físico, el modisto aporta dos testigos de la reunión en la que se realizó el acuerdo verbal, algo normal entre amigos. Además de otras pruebas como facturas, reportajes previos a la boda y una conversación de Whatsapp entre ambos donde hablan del acuerdo que ahora Aldón niega.  

Veremos si el juicio rompe la burbuja de libertad que Ana María Aldón se ha creado en el concurso. Aunque sería interesante ver la reacción de José Ortega Cano ante los rumores que enturbian la relación entre el torero José Antonio Pavón y la mujer de Ortega.

Continúa leyendo

#}