¡Menuda bronca!

María Teresa Campos estalla contra 'Sálvame' para defender a su nieta

La veterana periodista llama al teléfono de Jorge Javier Vázquez para sacar su carácter y la cara por Alejandra Rubio tras las críticas sufridas

Era una tarde de lunes más en ‘Sálvame’ hasta que a Jorge Javier Vázquez se le iluminó la pantalla del móvil. Era una llamada entrante de María Teresa Campos. El presentador descolgó ávido de hablar con una de las presentadoras estrella que ha tenido Telecinco durante los últimos años y con la certeza de quien sabe que la malagueña siempre concede titulares. Pero esa conversación no iba a ser como esperaba.

El presentador le avisó a la Campos de que la estaba escuchando todo el mundo porque tenía el altavoz puesto. No le importó. María Teresa llamó con las ideas muy claras. Iba a defender a su nieta, Alejandra Rubio de los ataques que estaba recibiendo, después de que Miguel Frigenti filtrase hace algunos días que durante una cena faltó el respeto a Lydia Lozano, colaboradora habitualmente del programa vespertino de ‘La Fábrica de la Tele’.

María Teresa Campos le echó un buen rapapolvo a Jorge Javier y al resto del elenco de ‘Sálvame’: "Bastante tenemos con lo que estamos pasando para que encima se ensañen con nosotros. Y encima me llaman a mí para escuchar a alguien criticándonos...". La periodista está harta de que su familia sea protagonista en las tertulias: “En todos los programas están diciendo cosas. Hombre, por favor, y encima metiendo a personajes para que nos insulten”, ha dicho en referencia a Frigenti.

“Me han puesto mensajes. Que me iban a poner a no sé quién poniéndonos verdes a las Campos. Que si yo quería entrar defendiendo a mi nieta”. Fue ahí cuando sacó la cara por Alejandra Rubio: “Yo sé cómo es mi nieta y lo que hace mi nieta. No me llaméis y dejadme en paz. No tengo ganas de nada, estoy con el miedo en el cuerpo, por eso dejadnos tranquilos, respetad por lo menos”,

Una vez que colgó María Teresa, los colaboradores se quedaron con cara de póquer: “Nos ha pegado un repaso maravilloso, nos ha inflado a palos”, ha dicho con ironía Kiko Matamoros.

 Todo comenzó hace unos días cuando Miguel Frigenti desvelaba la polémica: “Hace un mes y medio, ella con aires de divismo, dijo en una cena, ‘esa vieja de mierda que no tiene idea de nada y se inventa todas las noticias, no tiene idea de nada”, comentaba. La propia Alejandra Rubio se defendía este pasado fin de semana en ‘Viva la Vida’, el programa donde habitualmente colabora su madre: “No es una frase que yo diga, me enfadó lo que Lydia dijo de mí, pero ya está, no tengo nada en su contra”, comenzaba diciendo, para luego atacar al colaborador: “Lo de Miguel Frigenti me parece un poco fuerte. Sé perfectamente de qué está hablando. Era el cumpleaños de amiga. No he hablado de nadie. La gente que se piense que no le doy al cerebro, sé perfectamente lo que digo y lo que no digo. ‘Vieja de mierda’ no es una frase que yo diga, eso para empezar. No tengo nada que decir de Lydia. Lo único que dije en ese momento es que me enfadó que ella dijera eso. Pero ha habido acusaciones más fuertes de las que ha dicho Lydia. No tengo nada en contra de Lydia. Ojalá alguien hable sobre lo que pasó esa noche”.

María Teresa:

Lydia Lozano no pasó inadvertidas estas críticas de Alejandra Rubio y estalló en ‘Sálvame’: “¿Vieja? Pues me llevo cuatro años y medio con su madre. Qué pena que una chica tan joven tenga la mente tan cerrada. Porque yo a lo mejor con 59, que en diciembre cumplo 60, soy mucho más liberal y soy mucho más abierta que ella. ¿Cómo viene pisando esta niña con el taconazo en Telecinco? ¿Pero esto qué es de vieja? ¡Qué tristeza!”.

De este modo, parece que Alejandra Rubio ya empieza a pagar el precio de la fama y de haber dado el salto mediático. Confrontaciones, líos y demás polémicas que la ponen en el ojo del huracán. De momento, cuenta con un baluarte importante, el apoyo de su madre, Terelu Campos, que tiene las espaldas muy anchas después de media vida en los medios de comunicación. Hechuras que tampoco le faltan (ni le faltarán) a su hija.

Continúa leyendo