Se le fue de las manos

Pablo Motos y la borrachera que le hizo dormir con la cabeza metida en un minibar

Todo el mundo tiene una anécdota que contar en una noche de fiesta y Pablo Motos no iba a ser menos

Al que no se le haya ido de las manos una noche de fiesta alguna vez que levante la mano. Vale, imaginamos que pocas la habéis alzado. Es normal. Y es que el alcohol no es un buen amigo en la mayoría de las ocasiones y si no que se lo digan a Pablo Motos. El presentador ha contado una de sus anécdotas más bizarras durante la última entrega de ‘El Hormiguero 3.0’. Un programa que comenzó con una profunda y honda reflexión sobre el futuro, la capacidad de aceptación y habilidad para asimilar cambios: “Lo más importante es soltar el pasado y mirar hacia adelante”, decía un reflexivo Motos.

Tras esta introducción, el valenciano se sentó en la mesa junto a El Monaguillo, Luis Piedrahita y Marron para comentar la actualidad más destacada del día. El primer tema en salir a colación fue el del arresto del alcalde de Badalona por conducir borracho y su posterior dimisión. Fue entonces cuando Pablo Motos se animó a confesar una de sus peores experiencias con el alcohol. ¿Preparadas?

“Fui tan incapaz de controlar, que mi nivel de pedo era un cien por cien. Estaba de aquella manera y me llevaron al hotel. Iba pedísimo y, según entro en la habitación, digo ‘estos muebles hay que cambiarlos de sitio’. Moví todo y lo dejé a mi gusto. Me meto en la cama y digo ‘qué calor’. Con el pedo, lo que se me ocurrió fue meter la cabeza en la nevera del minibar. Y ahí dormí. Con la cabeza en el minibar”, explicaba el presentador.

Lo peor vino al despertarse, con un aturdimiento general que le hacía no saber dónde estaba: “Por la mañana fue horrible. Una luz blanca, una reja, no entendía nada… Con un dolor de cabeza horroroso. Vi que había cogido todas las botellitas y las había puesto en fila antes de acostarme”, relataba ante las risas de sus compañeros.

No es la primera anécdota sonrojante que cuenta el bueno de Pablo Motos durante estas semanas. Hace tan solo unos días que sus colaboradores le sacaron los colores con otro episodio: "Tu Pablo, ¿nunca has hecho un simpa? Diré solo una palabra: Ikea". El presentador, sorprendido, dijo: "¡A sí! ¿Qué fue?". Piedrahita le refrescó la memoria: “Tú llevabas en la parte de abajo del carrito unas estanterías o un televisor, ahora dudo". “¡Ahora me acuerdo!”, comentó el valenciano. En medio de un apuro, Pablo Motos contó cómo fue el episodio del robo involuntario de la televisión: “Lo cuento porque no me di cuenta. En la parte de arriba del carro llevaba todo lo que iba a comprar y no me percaté de lo que había abajo. Al salir lo vi”.

Continúa leyendo