El episodio más duro

Rocío Carrasco se rompe al hablar de su hija: “Hay una agresión que ella me hace con un cuchillo”

Rocío narra la primera pelea física con su hija y arremete, por primera vez públicamente, contra Olga Moreno.

Carlota Corredera ha estado una vez más al frente del debate en ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’ y ha arrancado el programa defendiendo a Rocío Carrasco de las críticas que ha recibido en algunos medios, y haciendo hincapié en que los once minutos que se han suprimido del relato de anoche, son innecesarios porque no hace falta saber detalles como “cuántos golpes recibió Rocío en la cabeza”. Carlota se dirigió directamente a Rocío Flores tras sus declaraciones en el ‘Programa de Ana Rosa’, “Rocío Flores, si quieres ver los fragmentos eliminados, nos tienes a tu disposición cuando quieras para mostrártelos en la más absoluta intimidad, fuera de las cámaras”.

rocio carrasco
Telecinco

Así ha dado paso la presentadora al octavo episodio titulado “Miedo”. La protagonista ha comenzado explicando que su madre consideró oportuno no dejar herencia a sus nietos y lanza un dardo a su hija Rocío “Ella por no tener de su abuela no tiene ni a la que parió su abuela porque lo ha decidido ella”. Rocío Flores sigue cobrando gran protagonismo en el documental, su madre narra un duro episodio en el que Rocío la señala como culpable de la enfermedad de su hermano “Cuando ella ve que yo estoy volcada en el niño dice ‘Ahora sí te preocupas, ¿no? Pero el niño está enfermo por tu culpa que me lo ha dicho a mí mi padre porque tú fumabas y bebías durante el embarazo, tú no querías tener a mi hermano’”.

antonio david flores
Gtres

David Flores protagoniza otro terrible episodio en la vida de su madre que se entera de casualidad de que su hijo está ingresado en el hospital, inmediatamente cogió el coche junto a Fidel y se encuentra en la habitación “a un niño en una cama de un hospital tumbado lleno de sueros y a una tía igual que yo metida en la cama con el niño, era Olga”, se trata de la primera vez que Rocío relata un momento de su vida en el que aparece la mujer de Antonio David. Continúa su relato contando que Olga la saluda efusivamente y hace lo mismo con Fidel, mientras su hijo David dice “¿Ves Olga? Como mi madre si venía, que me habíais dicho todos que no iba a venir”, unas palabras que hicieron que Rocío se emocionara “Se me saltaron las lágrimas y me dieron ganas de estrujarle la cabeza a alguien”.

olga moreno
Gtres

Inmediatamente después Antonio David entra en la habitación “No dice ni pío, se mete en el baño y se tira vomitando veinte minutos, yo no sé lo que le entraría por el cuerpo”, cuando consigue salir saluda con la misma efusividad que Olga, pero Rocío le niega el saludo “vomita durante veinte minutos porque no tiene cojones y no los ha tenido nunca”. Poco después Antonio David sugiere que la madre se lleve al niño “Cual psicópata, con lágrimas en los ojos, dice ‘yo creo que el niño se debería ir con vosotros porque va a estar mucho mejor que aquí’”, un relato que contrasta con el testimonio que el ex guardia civil ha ido relatando en los platós.

rocio carrasco
Telecinco

Rocío les cuenta a Olga y Antonio David que está viendo actitudes en su hija que no le gustan, para que entre todos contribuyeran a su educación pidiéndoles que esa conversación no saliera de ahí, sin embargo en cuanto Rocío Flores ve a su madre arremete contra ella “Eres una hija de puta, qué te creías que Olga era tu amiguita y no me iba a contar lo que le has dicho. No sabes la que os tienen preparada. Esa es la primera vez que me llama hija de puta”.

rocio flores
Gtres

La nieta de Rocío Jurado empieza a agredir verbalmente a su madre “Mi hija me decía de todo hija de puta, puta, zorra, que yo nunca la he querido, la he atendido, la he llevado al médico, que no me preocupaba de sus estudios…”, unos insultos que Rocío Carrasco consigue verbalizar al borde de las lágrimas. Un día descubre a su hija haciendo fotos a una serie de documentos a escondidas, utilizando un móvil que le había dado su padre “A mi hija le da un móvil a escondidas (…) Me encuentro un día a mi hija a las 2:30 de la mañana en el despacho de mi casa (…) haciendo fotos a documentos. Ese móvil era para lo que era”, Flores se fue a la cama sin darle ningún tipo de explicación.

Antonio David quiso hacerse con la custodia de su hija y parece que la entonces menor de edad, Rocío Flores, mintió diciendo que su madre la llamaba “gorda” mientras Antonio David alegaba que su ex mujer no se hacía cargo de sus hijos. “A la salida de ese juzgado si hubiesen podido todos ahí me matan. Él (Antonio David) me dijo ‘Rociíto como mi hija me llame y me diga que ha tenido algún problema contigo, no te salvan ni los GEOS’”. Rocío no quería alterar más aún el estado emocional de su hija ya que “La niña había sufrido un episodio de hacerse daño a sí misma” anteriormente, y finalmente se la lleva a casa.

rocio flores
Gtres

El momento más duro del episodio llega al final, cuando Rocío confiesa las agresiones que recibió de su hija, a falta de los famosos once minutos que se han eliminado “Hay una agresión que ella me hace con un cuchillo (…) En el Juzgado de Menores dije que había sido sin intención”. El 27 de julio de 2012 queda grabado en la memoria de Rociíto, su hija se encontraba indispuesta al despertarse y quería desayunar una nectarina, su madre le recomendó que tomara otro alimento “Me cruza la cara de lado a lado. Yo no me creía lo que estaba pasando y empieza a pegarme pero mientras ella me pega, ella va gritando ‘¡No me pegues’! y yo la miraba y era ella la que me estaba pegando a mí, y cuando yo la veía a ella gritar (…) sabía que eso obedecía a algo que no era normal, entonces ella me sigue agrediendo”, aquí se produce la pausa de los once minutos que se omiten y el relato se reanuda tras relatar con todo detalle la paliza “Lo siguiente que recuero es a Fidel reanimándome, poniéndome un aparatito de pulsaciones. Cuando volví en sí yo le decía ‘¡Fidel, la niña! y tenía las pulsaciones en 140, me metió un lorazepam debajo de la lengua y la niña se fue”. Rocío Flores subió al coche de Paco, el pocero, que posteriormente confesó a Carrasco que la niña “saca un móvil y dice ‘Papá, ya está hecho’”.

Continúa leyendo