Marie Claire

Bolso de rafia, blusa de satén y sudadera de algodón: el primer look de verano de Carolina de Mónaco

A pesar de ser conocida en el mundo entero, no fue hasta este martes cuando la prensa ha conseguido una fotografía de la princesa.

Pocas familias reales europeas han mantenido una relación tan directa y estrecha con la moda como la monegasca. Como su madre, Carolina de Mónaco es ese icono de estilo moderno y elegante que necesitaban los Grimaldi. Tal es el ansia con el que necesitamos una noticia de la familia real de Mónaco, que cada nueva foto suya es un titular que se vende solo.
La hija de Rainero III y la oscarizada actriz convertida en princesa, Grace Kelly, nació con un pan debajo del brazo en lo que a moda se refiere, desde el mismo día que nació en la biblioteca del Palais Princier, residencia oficial del príncipe de Mónaco fundada en 1191 como una fortaleza genovesa.
Heredera del estilo y la belleza de su madre, lleva dando lecciones de moda desde que aprendió a pronunciar su primera palabra. A los cinco años, el diseñador Hubert de Givenchy le regaló un vestido exclusivo a medida. Mantuvo durante décadas una relación de amistad y confianza con el difunto Karl Lagerfeld, encargado de diseñar la ropa de la princesa en alguno de los momentos más importantes de su vida, para grandes eventos y galas. Carolina no solo fue musa e inspiración para Chanel, sino también confidente del creador de moda alemán. Carolina siempre vestida de Chanel y Lagerfeld como un miembro más de la familia real.

Carolina de Mónaco ha dado el pistoletazo de salida a la temporada de verano. Y, ¿cómo lo sabemos? Por las imágenes que se han publicado de ella a bordo de un yate. La hermana mayor del príncipe Alberto se ha escapado unos días de vacaciones a una de las islas más paradisíacas del mundo, Capri.
Aunque se espera que siga recorriendo Europa en las próximas semanas, Carolina ha hecho su primera parada en uno de sus destinos por excelencia y que lleva más de cuatro años sin visitar. Tal y como ha recogido el diario italiano, Corriere del mezzogiorno, la princesa ha pasado el día en alta mar con sus amigos, el conde y la condesa Memmo D’Amelio.
Horas más tarde, recorrió las lujosas calles de la isla y visitó la joyería Grazia y Marica Vozza, para terminar cenando en Paolino, uno de los restaurantes más exclusivos de Capri. Además, tuvo tiempo de visitar la ciudad de Nápoles para hacer turismo con un guía muy especial, Riccardo Villari, el presidente de Città della Scienza.
A pesar de ser conocida en el mundo entero, no fue hasta este martes cuando la prensa ha conseguido una fotografía de la princesa. En ellas aparece junto a sus amigos Pierre Passebon y Jacques Grange, con un estilismo en clave informal perfecto para la temporada estival.
Para la ocasión, se ha enfundado una blusa fluida azul marino confeccionada en satén y a juego con una sudadera de algodón con capucha azul más clara. Un estilismo que ha completado con unas sandalias básicas marrones, un bolso de rafia y unos pantalones estampados al tono.
Desde Marie Claire solo podemos decir que nos encanta ver a la princesa de Mónaco con estos looks frescos y muy cómodos.
tracking