El canotier: ¿por qué te lo pones en mitad de la ciudad?

Amiga, ¡amiga! ¿No te estarás pasando de 'fashionista' con tanto sombrerito? ¿Quién te crees que eres, Anne Shirley?

d
Gucci

El canotier (ese sombrero de hombre, pero también de mujer), creado en el siglo XIX y que se inspira en los que lucían los remeros, pon tu por caso de Oxford o, incluso, en el de los gondoleros venecianos, se viste en verano.

Se viste en verano y si estás invitada a unas regatas del tipo Oxford-Cambridge o las Henley Royal y te hace gracia camuflarte con el ambiente. Incluso te puede venir bien para cubrirte del sol, eso también es verdad. 

Ideal también si te invitan a tomar el aperitivo los del Leander Club, ese club náutico y de regatistas  que tienen de insignia un hipopótamo de color rosa y visten, por lo tanto, de color rosa, tanto ellos como ellas (son la monda los de Leander, la monda total). 

Por supuesto, si trabajas en un musical americano a la manera de Gene Kelley, en ese caso el canotier está más que justificado.

En una boda en el campo, de esas campestres que ahora a la gente le ha dado por celebrar, combinado con un vestido floreado. De hecho en este caso lo puedes incluso llevar en la mano y si te quieres pasar de fashion-lista, lo puedes llevar en la mano agarrado junto a unos guantes blancos de piqué.

¿Pero en la ciudad? ¿En mitad de Malasaña? ¿Por qué? ¿Por qué no paramos la gente (de bien) de ver chicas con canotier, que sería lo mismo que verlas montadas en un landó?

Es el misterioso caso del canotier, que este verano nos trae de cabeza.

Etiquetas: accesorios, sombreros

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS