Gafas graduadas: consejos para elegirlas

Si necesitas gafas de ver pero estas harta de no encontrar la adecuada a tu rostro y que no te favorezca, toma nota de los consejos que te damos.

Gafas graduadas: consejos para elegirlas

Las gafas graduadas hace tiempo que dejaron de ser un estorbo y pasaron a convertirse en un accesorio más de nuestro look -algo positivo para quienes las necesitamos- y con ellas sucede lo mismo que con cualquier otra prenda: deben sentarnos bien y hacer que nos sintamos cómodas, algo que no siempre se consigue.

Imagina que necesitas renovarlas, o comprarlas por primera vez, así que acudes a tu óptica y te quedas con las primeras que ves y/o con las que más te gustan. Cuando son tuyas, llegas a casa, te las pones y te das cuenta de que las gafas no quedan en tu rostro igual que en la estantería. Puede que lo hagan más ancho, o que remarquen tus facciones en vez de suavizarlas. ¿Cuál ha sido el problema? Que no has elegido aquellas que mejor se adaptan a ti. 

Hay diferentes elementos a tener en cuenta a la hora de comprarnos unas gafas graduadas. Una de ellas es la forma de la cara, ya que generalmente debemos conseguir contrarrestarla con la de las gafas. Por ejemplo, si se tiene un rostro anguloso (triangular, rectangular o cuadrado) lo ideal es que se apueste por monturas redondas u ovaladas para evitar endurecer aún más los rasgos. Si por el contrario la cara es más bien redondeada, es bueno elegir monturas cuadradas para no dar una sensación completamente “circular”.

También hay que tener en cuenta que las mujeres con la cara en forma de corazón deben huir de las gafas cuadradas y apostar por las redondeadas, descartando siempre de aquellas con tonos más llamativos. Por su parte, las personas que tienen el rostro ovalado no deben tener ningún problema, ya que cualquier tipo de montura y color les favorecerá. 

Gafas graduadas: consejos para elegirlas 2

Otro punto importante es que, si se tiene una nariz grande y ello supone un complejo, llevar una montura incorrecta puede empeorarlo, ya que se puede centrar la atención en la zona que no se quiere potenciar. Eligiendo unas gafas grandes con la patilla alta conseguiremos desviar la mirada de los demás hacia la sien.

En cuanto a los colores, encontramos multitud de monturas en cualquier tono, algunas hasta con dibujos y estampados. Lo que debes tener en cuenta al elegir un modelo es si solo vas a tener un par de gafas que llevarás todos los días, ya que unas llamativas harán que te canses de ellas en muy poco tiempo. Es mejor escoger una en tonos clásicos -como negros, marrones o grises- para no aburrirnos. Si vas a elegir tener varias para ir cambiando tu look, deja volar tu imaginación y elige las que más te gusten dentro de las que sienten bien a tus facciones.

Otros elementos a tener en cuenta cuando te compres tus gafas son la distancia del puente de la nariz (para que se ajusten a tu rostro perfectamente y no bailen), la longitud frontal (para ver si quedan pequeñas o grandes en nuestra cara), la longitud de la patilla, o el peso de las gafas, que debe ser adecuado para hacernos ir cómodos.

Si tienes dudas, ten en cuenta que los profesionales de cualquier óptica estarán encantados de ayudarte y aconsejarte el tipo de gafa que mejor te sienta.

Etiquetas: accesorios, gafas

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS