Se llama alpargata y es de esparto

Seleccionamos las más deseadas, repasamos el origen y la confección para que te conviertas amante más fiel.

Gala González, alpargatas planas Chanel

Seleccionamos las más deseadas, repasamos el origen y la confección para que te conviertas en la amante más fiel.

Se dice que su origen es egipcio y que paso por los pies de los romanos hasta llegar a los nuestros, las alpargatas son un clásico que como todo lo bueno, vuelve y se reinventa.

Ideales para los días calurosos de verano en lo que tus pies se sienten libres y perezosos para llevar sandalias y exponerse al brillante sol o la sofocante arena de la playa. Las grandes firmas no han podido evitar imaginar sus propias alpargatas. El primero fue Valentino con su versión de espadrilles con encaje, luego Céline, Louboutin, Tory Burch y hasta una Stella McCartney. Cada una tiene lo suyo, ese detalle que la hace única y tan apetecible.

¿Confección? Por supuesto las buenas son tradicionales y se tejen artesanalmente en telares triangulares caseros utilizando hilos y esparto. La suela es de cuerda de yute o cáñamo.

Si las tienes en tu caja de complementos para ir a la playa, sácalas de ahí y mételas en tu zapatero, esta temporada también se llevan en la ciudad. Las puedes combinar con vestidos, shorts, bermudas o pantalones largos ajustados por el tobillo.

Etiquetas: alpargatas

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS