Zapatos de ensueño 'made in Spain'

Realizamos una radiografía completa del sector del calzado español. Una industria tan potente que no ha padecido la crisis, sino todo lo contrario.

Zapatos made in spain

Piensa en alguno de los zapatos que pisan las alfombras rojas más impactantes del mundo. Ese par y otros muchos de las marcas más exquisitas –Dior, Louboutin, Gucci, Prada, Stuart Weitzman, Tod’s– se hacen en España, en una fábrica de Alicante, probablemente en Elda –53.000 habitantes–, una de las capitales del calzado de lujo fabricado en Europa, y símbolo de una industria esencial en nuestro país que ha tenido que reinventarse varias veces en la historia.

Elda es también, desde hace ocho años, la ciudad adoptiva del diseñador Stuart Weitzman. De sus manufacturas –y de las de la vecina Petrel, 30.000 habitantes– salen cada temporada los lujosos pares que le han ganado el sobrenombre de El zapatero de Hollywood. Weitzman (Nueva York, 1941) llegó a Elda, donde pasa varios meses al año, hace más de cuatro décadas, tras hacerse cargo de la empresa de calzado paterna. "Me impresionó muchísimo la calidad del trabajo artesanal y la diversidad de la industria española desde el principio",  dice el diseñador.

Segundo país exportador

Exportador

Uno de cada cuatro pares de zapatos fabricados en Europa es español. Nuestro país es el segundo productor y exportador de calzado de la Unión Europea –detrás de Italia– y el décimo del mundo. A pesar de la crisis de 2008, la industria española del calzado ha sobrevivido bien estos años. La clave es su internacionalización, una tradición que viene de lejos: el 70% de la producción se exporta.

Pero ¿es realmente competitiva la industria española? "España no solo no ha perdido competitividad frente a sus rivales más importantes, sino que ha ganado cuota de mercado internacional", dice José Sanchís, presidente de la Federación de Industrias del Calzado Español (FICE).

El gigante chino

El producto fabricado en Asia supone el 66% de las importaciones españolas (básicamente de los grandes grupos de moda pronta españoles, "gigantes que trastocan cualquier balanza comercial en cuanto entran en juego", dice Sanchís). Pero, además, en China hay 300 millones de ricos que no quieren lo fabricado en su país, sino las manufacturas europeas, en las que España es una estrella.  Muchos de los clientes que se fueron en los años 80  también han vuelto a hacer pedidos aquí. Asia no interesa cuando se trata de buenos zapatos. Lo saben bien en Stephany Shoes, una de las muchas empresas de Elda que optó por fabricar íntegramente para un cliente extranjero, "de calidad", que prefieren no desvelar.

Las marcas nacionales

Úrsula

Pero no sólo de la fabricación para clientes extranjeros vive la industria española. Multitud de marcas españolas de prestigio, que también se han enfocado a la exportación, se han consolidado en estos años, demostrando que la creatividad española goza de muy buena salud. Algunas llevan a gala el spanish shoemaker, como Pedro García, calzado de lujo español de referencia internacional; otras prefieren "no tanto vender marca España, como calidad", según señala la diseñadora Úrsula Mascaró. La casa, creada en 1918, y que en 2014 facturó 54 millones de euros y produjo 560.000 pares, vende en un centenar de tiendas propias por todo el mundo y en 5.000 multimarca.

Tradición centenaria

También en Baleares, pero en la ciudad mallorquina de Inca, la familia Albadalejo sigue fabricando sus "modelos clásicos de alta calidad". Sus zapatos, elaborados con el mejor boxcalf francés, ante inglés o cordobán de Chicago, con hormas personalizadas y cosidos a mano, compiten con las grandes marcas inglesas de Savile Row, pero con una mejor relación precio-calidad. 

Castañer

Otra marca insigne del exclusivo grupo de los grandes fabricantes de zapatos de nuestro país, Castañer, mantiene sus talleres en Banyoles, en la provincia de Girona, con la misma maquinaria de los años 20 e idéntico proceso artesanal, aunque el montaje final se trasladó a Elche, en Alicante. Exportan el 75% de su producción. Su ascenso a la fama internacional es bien conocido y parte de la historia de la moda. 

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS