Moda -- Accesorios - Shoes & Bags

Chanclas: el clac-clac-clac vuelve a la ciudad

Clac-clac-clac-clac. Es el ruido que nos acompaña todo el verano. Vayamos donde vayamos, parece que nos sigue como nuestra sombra. La chancla. En el gran paraíso de los zapatos, es sin duda alguna uno de los modelos menos preciado. El  zapato plano se asocia, tradicionalmente, a una comodidad (demasiado) extrema. Es el zapato que llevamos con un vestido transparente para ir a la playa, o cuando nuestros pies gritan socorro tras un fin de semana pasado en tacones.

En sorprendentes materiales y llenas de detalles, las chanclas hacen su come back en una versión mejorada. ¿Por qué? Elegidas en texturas y materiales nobles como el cuero y el ante, pueden aportar un toque de modernidad a nuestro look. Juega con los colores, los estampados (el animal es nuestro favorito) y los detalles de borlas y pompones para dar a las chanclas un protagonismo nuevo. Vistas en las pasarelas de los más grandes diseñadores como Lanvin, la chancla podría estar a punto de convertirse en EL zapato del verano. Dale su oportunidad y sácalo a relucir como nunca.

¿Cómo combinarla? Tienes varias posibilidades. De día, te recomendamos optar por un modelo claro, en tonos crema, y completarlo con prendas blancas impolutas y tonos metalizados (oro o plata, el que prefieras). Puedes perfectamente llevarlas para una tarde de relax, un paseo o una salida entre amigas. De noche, opta por un modelo más oscuro y sofisticado (¿Por qué no elegir un estampado de leopardo?) que podrás combinar con un vestido con volantes negro. Recuerda: aunque elijas un zapato de calidad y con un bonito tono o estampado, no podrá sustituir un “soulier” más sofisticado como el de tacón, la bailarina o incluso la cuña. La chancla es el zapato cool por excelencia por lo que no es apto para todas las ocasiones.

Si quieres que se convierta en la protagonista de tu look, elige una chancla con pedrería o un detalle chic como la borla. Combina tu par con la mayor sencillez: una camisa de corte sastre blanca y pantalones anchos o de corte recto negros serán ideales.

Da una nueva oportunidad a tus chanclas, y lúcelas con mucho relax y elegancia.