Fulares y pañuelos, el complemento perfecto de primavera