Metálica y rígida, la bisutería del verano