Moda -- Accesorios - Shoes & Bags

Cruce de ideas: apuesta por las sandalias cruzadas

Estamos llegando al ecuador del verano. El mes de agosto ya nos ha abrazado, y nos insta, más que nunca, a disfrutar de las últimas semanas del astro rey, nuestro querido sol. Aunque seguramente ya tengas toda la ropa que necesitas para esta temporada (bañadores, vestidos vaqueros y gafas de sol redondas entre otros), te invitamos a darte un capricho y mimar tus pies con un zapato que nos enamora: la sandalia. La sandalia si, pero no cualquiera, la sandalia cruzada. Es el momento de apostar por un modelo muy llamativo que podrás combinar fácilmente.

La sandalia cruzada es un hibrido entre la cuña y la chancla. Alcanzarás la cima de la elegancia con este modelo, tan sofisticado como cómodo. Tienes una libertad casi absoluta: la podrás llevar con vaqueros, vestidos vaporosos, o incluso tu ya mítica falda midi. Opta por un modelo llamativo, preferentemente de un color potente como el rojo, el amarillo o incluso el azul eléctrico. La combinación del blanco y negro es básica y se adapta perfectamente a cualquier temporada, pero el estío llama a la extravagancia. Tonos candentes e inesperados convertirán tus pies en el foco de atención.

Este zapato gana protagonismo con unos centímetros de tacón. ¿Nuestra apuesta? El tacón midi, cuadrado y de no más de 6 centímetros. Clásico y elegante a la vez, es la altura ideal para tus ajetreadas tardes de verano. Más práctico que el de aguja, y más chic que el plano, es el tacón ideal. Si eres atrevida, no dudes en elegir un modelo con detalle de pedrería, lazos y otros adornos en el tacón. Las texturas son fundamentales. El ante aportará sofisticación a tus pies, independientemente de su color, pero otros materiales también pueden ser todo un acierto. La rafia, la madera o incluso el corcho son buenas opciones para el tacón de tus sandalias.

Ya que es un zapato que enseña la cuasi totalidad de tus pies, no dudes en realizar astutas combinaciones entre el color de tu pintauñas y el de tus zapatos. Si eliges sandalias rosas o azul celeste, pinta tus uñas de rojo (es la tendencia del verano, ya lo sabes), si optas por un modelo amarillo, un esmalte en tonos tierra será ideal y si te haces con un par caqui, el eterno negro será tu mejor aliado. Juega con los colores, una y otra vez, y sorprende. Que el mundo esté a tus pies.