Moda -- Accesorios - Shoes & Bags

Oda a las sandalias de esparto para el verano

Vuelve loca a las parisinas, aunque es un tipo de zapato que sentimos puramente español. No nos pillaría por sorpresa ver que en el Instagram de Jeanne Damas, una de las más elegantes influencers, luce de manera maestra este tipo de calzado en muchas de sus fotografías.

Aunque las vemos a lo largo y ancho del mundo de la moda, las sandalias de esparto (o espadrilles, como la conocemos ahora) tienen su punto álgido de aparición cada año en la transición del invierno al verano. Para las que no somos 100% atrevidas, nos viene genial para no dar el salto brusco de las botas a las sandalias. Además, por si eso pareciera poco, es que son tán cómodas…

Su origen se remonta al mismísimo Egipto, donde se empezaron a fabricar modelos en los que después se inspiraron los romanos para elaborar otro tipo de calzado que protegía al piel del sol y el calor. Desde entonces, el calzado de esparto se ha ido reinventando constantemente, adaptándose a todos los tiempos tomando todas las formas, colores y tendencias que ha ido dictando la moda hasta llegar a hoy.

Y es que, ¿qué es un verano sin unas sandalias de esparto? Nosotras no recordamos ni uno solo en el que no hayamos tenido alguna variedad de este icónico tipo de calzado. Son cómodas, versátiles, pueden echarnos una mano a la hora de crecer unos centímetros sin que cambie nuestro estado de ánimo y, además, las hay para todos los gustos. Desde las más lowcost, hasta verdaderas piezas que podrían alcanzar la categoría de joya. ¿Lo último? El híbrido entre esparto y sneaker, toda una revolución a la que no te podrás resistir en cuanto las veas.

Si eres de las que todavía está buscando las sandalias que actuarán a modo de todoterreno para este verano, tenemos que decirte que aún a tiempo. Con esta selección que hemos preparado, estamos seguras que encontrarás las sandalias de esparto que pondrán broche de oro a tus looks. Para el trabajo, para salir de cena, para un paseo por las mañanas en tus días de vacaciones… ¡Son sorprendentemente camaleónicas!