El caso de Issa (o cómo Kate Middleton llevó a la bancarrota a una marca de moda)

¿Recuerdas el vestido azul que llevó cuando anunció su compromiso? La firma se vio obligada a cerrar su negocio. Este es el lado oscuro del ‘efecto Kate’.

Kate Middleton, con vestido de Issa, el día que anunció su compromiso con el Príncipe Guillermo.
Kate Middleton, con vestido de Issa, el día que anunció su compromiso con el Príncipe Guillermo.

Daniella Helayel, la diseñadora de Issa, no se ofreció voluntaria a vestir a la Duquesa de Cambridge el día en que esta anunció su compromiso con el Príncipe Guillermo. Sin embargo, recibió la noticia con inmensa alegría. En aquel instante, su modelo de seda azul royal, con escote de pico, manga larga, drapeado en la cintura y largo hasta la rodilla se hizo famoso en todo el mundo como "el vestido de Kate". ¿Su precio? 454 euros. Alto, pero no prohibitivo.

Como resultado, el modelo se agotó en tiendas, en los grandes almacenes Harvey Nichols y en la página web de Issa en menos de 24 horas. Los grandes almacenes neoyorquinos Neiman Marcus pidieron 1.100 unidades del vestido. Cada vez que Helayel lanzaba más unidades, se agotaban de nuevo. El fenómeno era alimentado con cada aparición de la propia Kate, que poseía el modelo en varios colores más.

Quién iba a imaginar que, como ha revelado Helayel a Daiy Mail, las consecuencias serían desastrosas para su negocio. Se vio obligada a solicitar un crédito para cumplir con todos los encargos que se le empezaban a acumular, pero ningún banco se lo concedió. Issa no era una gran firma, pero tenía presencia en la semana de la moda de Londres desde hacía unos años, Kylie Minogue, Scarlett Johansson, Keira Knightley o Madonna eran adeptas a sus diseños, y gozaba de popularidad entre las socialités británicas.

Entonces llegó Camilla Al-Fayed, una amiga de la diseñadora que se ofreció a comprar una participación del 51% de la compañía. En 2012, Issa contrató a un nuevo CEO, de forma que Helayel abandonó la marca como directora creativa en mayo de 2013. Dos años después, Issa cerró. Helayel explica: "Me fui porque no podía aguantar más. Me sentía tan estresada que se me puso el pelo blanco y se me empezó a caer. Estaba rota cuando todo acabó".

Ahora, Helayel lanza Dhela, una firma con diseños similares a los de Issa, alejados de las tendencias y “pensados para favorecer a las mujeres con curvas”, según la diseñadora. Más vale que la Duquesa de Cambridge se mantenga alejada...

Etiquetas: kate middleton

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS