Chanel financia el proyecto de restauración de La Rosaleda del Real Jardín Botánico de Madrid con motivo del 100 aniversario del perfume Nº5

Como parte de ese compromiso con la naturaleza que la maison inició desde la creación de este emblemático perfume, ahora se suma la financiación este enclave histórico, artístico y científico español. La finalidad de este proyecto es mejorar el estado de los rosales para seguir ofreciendo a los visitantes un lugar idóneo para disfrutar de sus flores y jardines.

Chanel patrocina la restauración de la Rosaleda del Real Jardín Botánico de Madrid
Cortesía de Chanel.

El perfume Nº5 de Chanel, puede que el más famoso e icónico en todo el mundo, se creó en 1921 de la mano de Ernest Beaux. Puede que esta excelencia se deba a que, desde ese año, Coco Chanel siempre intentó que las materias primas utilizadas para crearlo fuesen de gran calidad. La firma incluso apostó en 1987 por firmar un acuerdo de colaboración con el mayor productor local de flores de Grasse, localidad del sur de Francia, para así mantener los cultivos de la Rosa Centifolia de mayo y el Jazmín, y mantener de esta manera la exacta calidad olfativa del extracto del Nº5 original. 

Este compromiso con la naturaleza lo seguimos viendo a día de hoy, e incluso en nuestro país, pues Chanel España ha firmado un acuerdo con el Real Jardín Botánico de Madrid para financiar el proyecto de restauración de "La Rosaleda". Esta iniciativa coincide con la celebración del 100 aniversario del Nº5, sumando así la práctica experimentada de la marca en el arte de la jardinería desde el nacimiento de este perfume. Concretamente, estos trabajos de restauración de "La Rosaleda" se realizarán en los cuatro cuadros centrales de la terraza inferior del jardín, con el fin de mejorar tanto el estado de los rosales en la parte subterránea como en la parte aérea, además de enriquecer las secciones con nuevos rosales de los siglos XVIII y XIX.

Chanel se implica en la conservación de patrimonios históricos, culturales y naturales

Chanel patrocina la restauración de la Rosaleda del Real Jardín Botánico de Madrid
Cortesía de Chanel.

Con esta iniciativa entre Chanel y el Real Jardín Botánico se pretende seguir ofreciendo a los visitantes un lugar idóneo para disfrutar de sus flores y jardines, pues este enclave es considerado el jardín histórico, artístico y científico más importante de España. Desde el 1755 su misión ha sido promover el conocimiento, la conservación y el disfrute de las plantas y hongos, y de su medio natural. Además, contiene un importante archivo y una biblioteca donde se conservan documentos, dibujos y publicaciones de la historia de la botánica española desde el siglo XVI.

En cuanto a La Rosaleda del Real Jardín Botánico, es un espacio de 2.800 metros cuadrados que reúne más de 140 especies de rosas provenientes de los rosales donados por la marquesa Bianca de Urquijo, de los rosales antiguos intercambiados con la rosaleda del parque del Oeste y, desde hace unos años, de los rosales que constituyen la colección de rosas silvestres de la Península Ibérica obtenidos en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid.

Este compromiso con el patrimonio histórico y cultural no solo nace de la mano de su emblemático perfume, sino que todos los productos de belleza de Chanel mantienen ese compromiso con el entorno. Para la maison, la naturaleza es la base de su inspiración y por ello crea cultivos justos en colaboración con sus productores en todo el mundo. Además, valora la tierra desde un punto de vista agroecológico, protegiendo los patrimonios vinculados a las plantas, como ya han hecho en Grasse, Gaujac, Madagascar o Costa Rica, y ahora es el turno de La Rosaleda del Real Jardín Botánico de Madrid.

Celia

Celia Gijón

Periodista especializada en moda y lujo que ama a partes iguales las revistas en papel que los posts en redes sociales. Apasionada de los thrillers, las motos, el color lila y, como buena cosmopolita, me encanta viajar. ¿Mis enclaves favoritos? Milán, lugar donde más aprendí de moda, y Madrid, la ciudad que me acogió cuando vine en busca de un sueño que, a día de hoy, sigo cumpliendo.

Continúa leyendo