Vídeo de la semana

La mágica unión entre Chanel y la danza, reflejada en el vestuario del ballet de la Ópera de París para 2021

La libertad de movimiento con la que dotó a la firma Chanel su creadora se ve reflejada en los espectáculos de danza de la Ópera de París, gracias a majestuosos diseños creados por la maison desde 2018. Este 2021, Virginie Viard ha diseñado el vestuario de los bailarines Valentine Colasante y Hugo Marchand para representar "Grand Pas Classique",

El diseño femenino de Chanel para el ballet 'Grand Pas Classique'.
El diseño femenino de Chanel para el ballet 'Grand Pas Classique'. Cortesía de Chanel.

La moda y la danza son dos disciplinas que se ayudan y se complementan. La moda se alimenta de la danza para crear piezas inspiradas en esta, que aportan a sus colecciones movimiento y expresión de belleza. Al igual que la danza se nutre de la moda, puesto que la indumentaria que acompaña a los bailarines se mueve al ritmo de los movimientos corporales y les aporta libertad de movimiento. Hay firmas de moda que se encuentras aferradas a la danza, como sucede con Chanel, que desde su creación ha mantenido ese diálogo constante con este arte. Este 2021, la maison refuerza una vez más su estrecho vínculo activo con el mundo de la danza al convertirse en mecenas del Ballet de la Ópera de París.

Esta alianza tiene como objetivo apoyar todos los proyectos artísticos de esta ópera, sellando una estrecha relación entre estas dos casas unidas por valores como la excelencia o la belleza. La primera representación de la ópera nacional de la temporada 2021 de la danza de París tuvo lugar el pasado 27 de enero, en una gala sin público. Para esta ocasión, los bailarines principales Valentine Colasante y Hugo Marchand realizaron juntos el "Grand Pas Classique", un famoso "pas de deux" presentado por primera vez en 1949 y coreografiado por Victor Gsovsky con la música de Daniel-François E. Auber, en el que ambos vistieron las creaciones de Chanel especialmente creadas para esta ocasión.

El vestuario creado por Chanel para el 'Grand Pas Classique'

Valentine Colasante con el diseño de Chanel para 'Grand Pas Classique'
Valentine Colasante con el diseño de Chanel para 'Grand Pas Classique'. Cortesía de Chanel.

Para esta actuación, el vestuario de los dos bailarines principales fue creado exclusivamente por Chanel, bajo la dirección de Virginie Viard. La silueta femenina está compuesta por un corpiño en terciopelo de seda azul noche y un tutú rígido en tul expresamente impreso con una tonalidad de azul profundo y bordado con una constelación de lentejuelas, abalorios y strass, que evocan al encanto de un cielo estrellado.

Cada elemento fue delicadamente bordado a mano en los talleres de la "Maison Lesage", uno de los Métiers d'art de Chanel a los que la firma homenajea cada diciembre con un desfile donde se puede ver el trabajo artesanal y los materiales sublimes que emplean estos. Estos motivos celestes y poéticos también iluminan el conjunto masculino, compuesto por un jubón en terciopelo bordado. Estos dos trajes de ensueño renuevan la magia atemporal de este ballet histórico.

Chanel y la danza, un vínculo de más de 100 años

Gabrielle Chanel en el hombro de su amigo Serge Lifar
Gabrielle Chanel en el hombro de su amigo Serge Lifar. Cortesía de Chanel.

Fue en 1913 cuando Gabrielle Chanel vio junto al amor de su vida, Boy Capel, una representación de "The Rite of Spring de Stravinsky" coreografiada por Nijinsky, el bailarín principal de los Ballets Rusos de Sergei Diaghilev. Esta obra de teatro de vanguardia jugó un papel decisivo en su vida. Para la diseñadora, fue como una descarga eléctrica estética: quedó cautivada por esta obra visionaria. La creadora comenzó a rodearse de artistas e incluso los ayudó. Sergei Diaghilev, quien estaba luchando por encontrar respaldo financiero para reanudar la obra señalada anteriormente en 1920, así que Coco se embarcó en su primer acto de patrocinio, con una condición, que nadie supiera de su participación. 

En 1924, Gabrielle Chanel, que siempre se centró en la comodidad y la libertad de movimiento en sus creaciones, puso su atrevimiento y su visión al servicio de la danza con el vestuario de Le Train Bleu , producido por los Ballets Rusos. Además, la francesa trabajó en una de las creaciones de Sergei Diaghilev en abril de 1929: Apollon Musagète, para la que creó togas modernas con pliegues sujetos por corbatas de seda. El mismo año, Salvador Dalí y Chanel unieron sus talentos para crear el vestuario del ballet Bacchanale , del Ballet Ruso de Monte Carlo para Nueva York. 

Continuando con la labor de mecenazgo de su fundadora, la maison Chanel de la mano de Karl Lagerfeld continuó colaborando con estos espectáculos de danza. Por ejemplo, en 2009 creó el atuendo de Elena Glurdjidze para The Dying Swan, mediante un tutú de más de 2500 plumas. Además, la firma ha sido socia oficial de la Ceremonia de los Premios Nijinsky en Mónaco desde el año 2000 y, desde 2018, la mecenas de la Gala de Apertura de la temporada de baile en la Ópera de París. En 2018, la Decadance de Ohad Naharin entró en el repertorio interpretada por Aurélie Dupont con trajes creados especialmente por Karl Lagerfeld para Chanel. Al año siguiente, en la Gala Inaugural de la temporada de danza 2019/20 de la Ópera de París se presentó un ballet con trajes creados especialmente por la firma bajo la dirección de Virginie Viard.

Celia

Celia Gijón

Periodista especializada en moda y lujo que ama a partes iguales las revistas en papel que los posts en redes sociales. Apasionada de los thrillers, las motos, el color lila y, como buena cosmopolita, me encanta viajar. ¿Mis enclaves favoritos? Milán, lugar donde más aprendí de moda, y Madrid, la ciudad que me acogió cuando vine en busca de un sueño que, a día de hoy, sigo cumpliendo.

Continúa leyendo

#}