Vídeo de la semana

¡Bombazo! El icónico jersey de ovejas de Lady Di está en Zara y te va a encantar

Si hace dos semanas conocíamos la noticia de que Warm & Wonderful había unido fuerzas con Rowing Blazers para la reedición de aquel icónico jersey de la princesa de Gales, ahora hemos descubierto, después de mucho investigar, que la enseña de Inditex ha hecho lo suyo con una propuesta de moda "inspirada" en aquel diseño.

Lady Di jersey de ovejas
Getty Images

Es muy difícil pensar en la princesa Diana sin pensar en su estilo de vestir. A lo largo de su vida, e incluso 20 años después de aquel terrible accidente en París que le costó la vida, Lady Di dejó el listón muy alto en lo que se refiere a cuestiones de moda (y muchas otras), quien no tuvo miedo de romper los rígidos esquemas de la familia real británica. Como resultado, Diana no se convirtió en una princesa al uso, se coronó como la princesa del pueblo y como el icono más influyente del pasado siglo.

Era más que una ferviente amante de la moda. Consciente de su posición, utilizó su estilo como arma para enviar un mensaje al mundo, romper barreras y trascender como ningún otro miembro de la familia real había hecho antes (con permiso de Wallis Simpson). Desde aquellos looks más recatados de sus comienzos hasta el vestido de la venganza, la moda que vestía Lady Di fue un producto de su divertida y tímida personal, dos polos opuestos que dieron como resultado un modelo a seguir por millones de personas en todo el mundo (y no solo en cuestiones de moda).

Cuando Diana se presentó al mundo como la prometida de uno de los solteros de oro más codiciados de Europa, el príncipe Carlos de Inglaterra, cargaba una mochila cargada de inseguridades y traumas infantiles, consecuencia del divorcio de sus padres. Era una chica muy introvertida, que apenas levantaba la mirada cuando se le preguntaba. Su propuesta de estilo era como su personalidad, muy retraída. Cuando tenía 9 años, le internaron en Riddlesworth Hall y luego en West Heath, otro internado del condado de Kent. Su estancia en ambos centros marcaron su personalidad y, por supuesto, su forma de vestir y presentarse al mundo. Tardó muchos años en aparcar este estilo que alejaba la tentación por enseñar la carne: vestidos de largo hasta los pies, camisas con cuello alto, abrigos XXL y nada de escote, en una chica que acababa de entrar en la veintena. Sin duda, una propuesta de moda muy "señorita de internado".

El estilo de Diana evolucionó conforme a su cada vez mayor seguridad en sí misma y protagonismo como miembro de la primera línea royal británica. Su primera etapa como princesa de Gales estuvo marcada por siluetas clásicas, obviamente, impuestas desde las más altas esferas o por decirlo con otro nombre, Isabel II. Su vestido de novia confeccionado en tafetán de seda marfil y más de diez metros de tela, firmado por David y Elizabeth Emanuel, se ha convertido en un símbolo que ha marcado la historia de la moda para siempre. Pero, con el paso de los años, su carácter dio un giro de 180 grados y mutó en otro completamente diferente, más atrevido, rompiendo las rígidas normas de protocolo del Palacio de Buckingham y apostando por diseñadores como Georgio Armani, Valentino y su gran amigo Gianni Versace, diseñador de cabecera de la princesa.

No cabe duda de que Diana se convirtió en un icono de moda y en "la persona viva más famosa del mundo", incluso después de fallecer, porque dos décadas después de su muerte, seguimos hablando y escribiendo sobre su legado. La empatía que los jóvenes de ahora sienten por Diana es extraordinaria. La comprenden, la quieren y la admiran tanto, que muchas buscan ser como fue ella. Diana fue una mujer excepcional en todos los sentidos: por su labor como miembro en la familia real británica, sus valores, su labor filantrópica y humanitaria y, por supuesto, su increíble estilo. No queremos comparar, pero ningún otro miembro de la casa real ha logrado ser como ella. Eso es un hecho.

Ahora, hablemos de moda. Hace apenas dos semanas conocíamos la noticia de que Warm & Wonderful, la firma londinense de prendas de punto, había unido fuerzas con Rowing Blazers para el lanzamiento de una colección cápsula inspirada en aquellos jerséis que marcaron una generación, incluido el de ovejas que retiraron del mercado en 1994 y que Diana llevó en varias ocasiones a lo largo de su vida.

Joanna Osborne y Sally Muir, fundadoras de la marca, cuentan con orgullo y cierta nostalgia ese hecho: "Fue una gran sorpresa encontrar nuestro jersey en la portada de los periódicos dominicales. La madre de uno de los pajes de su boda se lo regaló a Diana y ella tuvo el sentido del humor suficiente para ponérselo. Siempre le estaremos agradecidos, su apoyo involuntario transformó nuestro incipiente negocio y gracias a ella tuvimos nuestros 15 minutos de fama. Después hubo otros miembros de la realeza que se pusieron nuestros jerséis".

Jersey de ovejas Lady Di
Cortesía de Warm & Wonderful

Como no podía ser de otra manera, Zara lo ha vuelto a hacer y ha sacado al mercado dos jerséis (claramente) inspirados en el diseño que hizo famoso a Warm & Wanderful. Ni que decir tiene que no se van a agotar a la misma velocidad que el de la marca británica, pero yo que tú, sería precavida y, me haría ya con el mío.

Jersey de ovejas

Jersey ovejas de Zara azul
Cortesía de Zara

Jersey de cuello redondo y manga larga con acabados en rib. 25,95 EUR.

Jersey con botones delanteros

Jersey con botones delanteros
Cortesía de Zara

Jersey de cuello subido y manga larga, botones delanteros y acabados en rib. 29,95 EUR.

Sergio E. González

Sergio E. González

Cuando era pequeño una de las cosas que más me gustaba era sentarme a coser con mi abuela Mercedes, modista y patronista. Pero, con los años me olvidé del ruido de la máquina de coser y decidí que a mi lo que me gusta es contar ideas sobre moda, arte y belleza, ya sea con palabras, imágenes, con campañas de publicidad o con señales de humo… lo mío es comunicar. Pero no todo se resume a eso, también me gusta el café con hielo, los perros salchicha, la paella de mi madre y leer poemas de Lorca.

Continúa leyendo