Carlota Casiraghi y el estilismo más cómodo que podrás copiar: chaleco de Carhartt, pitillos y jersey negro, gorro de lana y zapatillas running de Asics

Cada vez más alejada de los focos, la hija de Carolina de Mónaco se ha dejado ver por las calles de París con un estilismo muy 'street style' y en clave de 'sport'.

Pocas familias reales europeas han mantenido una relación tan directa y estrecha con la moda como la monegasca. Como su madre, Carolina de Mónaco es ese icono de estilo moderno y elegante que necesitaban los Grimaldi. Tal es el ansia con el que necesitamos un toque de la familia real de Mónaco, que cada nueva foto suya es un titular que se vende solo.

La hija de Rainero III y la oscarizada actriz convertida en princesa, Grace Kelly, nació con un pan debajo del brazo en lo que a moda se refiere, desde el mismo día que nació en la biblioteca del Palais Princier, residencia oficial del príncipe de Mónaco fundada en 1191 como una fortaleza genovesa. Heredera del estilo y la belleza de su madre, lleva dando lecciones de estilo desde que aprendió a pronunciar su primera palabra. A los cinco años, el diseñador Hubert de Givenchy le regaló un vestido exclusivo a medida. Mantuvo durante décadas una relación de amistad y confianza con el difunto Karl Lagerfeld, encargado de diseñar la ropa de la princesa en alguno de los momentos más importantes de su vida, para grandes eventos y galas. Carolina no solo fue musa e inspiración para Chanel, sino también confidente del creador de moda alemán. Carolina siempre vestida de Chanel y Lagerfeld como uno más de la familia real de Mónaco.

Carlota y Dimitri en el Baile de la Rosa
Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam en el Baile de la Rosa 2018 | Fuente: Getty Images

Como su madre, Carlota Casiraghi ha heredado un talento innato por y para la moda. Nieta de Grace Kelly, hija de la princesa de Mónaco y musa del difundo Karl Lagerfeldnadie en su sano juicio se atrevería a cuestionar el legado de una joven 'royal' que lleva desde que nació dando lecciones en lo que a moda y belleza se refiere. A diferencia de Kate Middleton o la reina Letizia, Carlota prefiere mantenerse al margen y pasar, en la medida de lo posible, desapercibida. Perfil bajo, apariciones contadas con los dedos de una mano y pocas declaraciones mantienen ese halo de misterio que rodea a la hija del difunto Pierre Casiraghi. Eso sí, cuando aparece, lo hace por la puerta grande y con elegantes propuestas de moda firmadas por los grandes diseñadores de antes y ahora.

Carlota Casiraghi paseando por las calles de París
Fuente: Gtres

El estilo y el glamour corre por las venas de Carlota, está en su sangre. Desde muy pequeña las grandes marcas de todo el mundo reclamaban su presencia en los photocalls y front rows de sus desfiles. En muchas ocasiones, se le propuso posar como imagen en alguna campaña importante de publicidad, pero no fue hasta 2013 cuando la ex directora creativa de Gucci, Frida Giannini, convenció a la princesa de prestar su imagen para la campaña Forever Now.

El Día Nacional de Mónaco de este año fue un despliegue y derroche de estilo en clave royal marcado por el coronavirus, en el que echamos de menos a la princesa Carlota. Mientras su madre recorría las calles del Principado con un traje de dos piezas de tweed firmado por Virgine Viard para Chanel, a su hija mayor la hemos visto paseando por las calles de París junto a su familia.

 

 

Carlota Casiraghi y Dimitri por las calles de París, en familia
Fuente: Gtres

Cada vez más alejada de la farándula monaguesca, la joven, más centrada en sus proyectos personales en la capital francesa, se dejó ver con su marido Dimitri Rassam y sus dos hijos Raphaël y Balthazar con un look muy distinto al que llevó su familia en la celebración del día grande de su país, Mónaco.

Carlota Casiraghi en familia por las calles de París
Fuente: Gtres

Para la ocasión, Carlota se ha enfundado un look que no puede ser más cómodo. Perfecto para pasear y jugar en el parque con los hijos, la nieta de Grace Kelly ha cambiado los vestidos largos y los zapatos de tacón por un chaleco de Carhartt con estampado de camuflaje en verde botella y negro, y pantalón pitillo y jersey de punto a tono. En cuanto a los complementos, nada de plumas, brillantes o tiaras: riñonera de New Balance, gorro de lana morado y zapatillas de running de Asics en neón amarillo y naranja.

Sergio E. González

Sergio E. González

Cuando era pequeño una de las cosas que más me gustaba era sentarme a coser con mi abuela Mercedes, modista y patronista. Pero, con los años me olvidé del ruido de la máquina de coser y decidí que a mi lo que me gusta es contar ideas sobre moda, arte y belleza, ya sea con palabras, imágenes, con campañas de publicidad o con señales de humo… lo mío es comunicar. Pero no todo se resume a eso, también me gusta el café con hielo, los perros salchicha, la paella de mi madre y leer poemas de Lorca.

Continúa leyendo