Hunkemöller x Queen Nyakim: una colección para que las mujeres se sientan más seguras que nunca

Ejemplo de superación y de lucha, la modelo Queen Nyakim es la protagonista de la nueva campaña de Hunkemöller. En ella, se reivindica como mujer Negra orgullosa de sus orígenes y su cultura. No te pierdas nuestra entrevista a esta mujer coraje.

Hunkemöller
Hunkemöller

Nyakim Gatwech (Sudán, 1993), es una guerrera por naturaleza. La modelo, más conocida como Queen Nyakim, creció en un campo de refugiados en Etiopía. "Recuerdo que pensaba que nunca tendría mi propia ropa interior", relata. Ahora es modelo de primera línea en Los Ángeles y presenta su primera colección de lencería junto a Hunkemöller, con la que anima a todas las mujeres a ser ellas mismas. "Poder llamar a mi madre y decirle que he diseñado una colección me llena de orgullo. Los sueños se hacen realidad", confiesa.

Desde pequeña soñaba con ser modelo; por eso, cuando su familia se refugió en Estados Unidos, supo que encontraría la oportunidad con la que tanto ansiaba. Sin embargo, en Estados Unidos tuvo que enfrentarse al racismo, acoso y al colorismo. Fiel defensora de su raza, Nyakim se negó a blanquearse la piel y a rendirse a los ideales de belleza occidentales, marcados por el color de la tez.

Por eso, con esta colección quiere hacer un homenaje a todas las mujeres de su vida: las de su familia, mujeres fuertes e inspiradoras que a las que está eternamente agradecida, y anima a mujeres de todo el mundo a sacar la guerrera que llevamos dentro. Lencería y ropa de baño de diferentes estilos, formas y colores inspiradas en su herencia tribal para celebrar la reina que llevamos dentro.

Hunkemöller
Hunkemöller

Creciste en un campo de refugiados en Etiopía cuando eras niña. ¿Qué recuerdas sobre esa época? ¿Cómo fue tu vida allí?

No fue fácil. No había agua potable ni alimentos seguros para comer, pero yo era feliz. Mi madre siempre encontraba la manera de que tuviéramos algo para comer. Recuerdo que tenía que cruzar un río casi todos los días para conseguir madera y así poder venderla en el mercado. Luego la traía a casa, la cortaba y la vendía en el mercado local. La gente utilizaba leña para cocinar. Así sobrevivimos.

Finalmente pudisteis mudaros a Estados Unidos. ¿Cómo fueron tus primeros años en el país?

Estaba muy ilusionada de empezar la escuela, de tener un hogar y una vida normal. Estaba deseando hacer amigos, pero cuando llegamos a Buffalo, nos enfrentamos al racismo y al acoso, y tuvimos que mudarnos a Minnesota. Casi al momento lo sentimos como un hogar. Había tantos sudaneses que podía hablar mi idioma, pues no sabía inglés en ese momento. Aunque el acoso escolar no desapareció, me sentía más aceptada.

Hunkemöller
Hunkemöller

Fuiste acosada por compañeros de clase. ¿Qué te decían?

Recuerdo que cuando iba a la cafetería y me sentaba al lado de mis compañeros, casi todos se levantaban y se iban. Decían que estaba sucia. Es de las peores cosas que me han dicho nunca. Todo el tiempo me preguntaban que si me había duchado. En clase, cuando levantaba la mano para responder a alguna pregunta del profesor, los niños me decían que sonriera para que pudieran verme. Me decían que era negra y fea, que no debía estar ahí, que parecía un mono.

¿Cómo conseguiste que sus comentarios no te afectaran?

Gracias a mi madre, es mi guerrera de la oración. He trabajado mucho para construir una comunidad de personas en las que confío y son cariñosas conmigo. Mi mejor amigo y mi pastor, por ejemplo, están ahí siempre. Luego, además, me digo a mí misma en voz alta lo guapa que soy, lo valiosa y fuerte que soy, y que soy una inspiración para muchas chicas, así que tengo seguir adelante.

¿Cuántas veces te han sugerido que te decolores la piel?

Tantas… ¡Es agotador! Es bastante común en mi cultura. Cuando era más joven, pensaba que tenía que blanquearme la piel para ser normal. Incluso la gente de mi alrededor, que creía que eran mis amigos, me decían que estaría más guapa si fuera más blanca. Mi hermana, que sí se blanqueó la piel, me dijo que hacerlo no le había hecho sentir mejor. Tenía los mismos problemas de autoestima; se dio cuenta de que su piel no era el problema.

Hunkemöller
Hunkemöller

¿Qué razones dabas para no querer hacerlo?

Cada vez tenía más confianza y me quería más. Les hice saber que eran su ignorancia y su inseguridad la que les hacía pensar que yo debía tener un aspecto determinado para ser guapa. El mundo cree que ser más blanco es ser mejor, pero no es así.

¿Alguien se ha puesto en contacto contigo para decirte que tu historia le ha inspirado?

En 2018, una niña me envió un mensaje directo por Instagram. Era una chica negra de Mississippi a la que acosaban en el colegio. Me dijo que había leído mi historia y le había ayudado a quererse más a sí misma. Me puse a llorar, y le escribí para decirle que es preciosa, y que es la razón por la que hago todo esto. Recibo muchos mensajes por redes sociales sobre cómo mi experiencia ha cambiado la perspectiva de la visión de la belleza y la autoestima de las niñas.

Así es la colección