Españolas, el 'it-bag' ha muerto (y los bolsos más vendidos de 2019 lo demuestran)

Instagram, la oda al estilo personal, el auge de las 'sneakers' y otras crisis sartoriales han declarado la muerte del 'it-bag', arrebatando a los bolsos su lugar de honor en el armario femenino.

bolsos it bags
Imaxtree

Hubo un tiempo en que la capacidad de los bolsos para almacenar y transportar cosas solo se consideraba un efecto práctico secundario. Su principal función era exhibir el estatus social de su poseedora, después, aderezar el look, y en tercer lugar, emitir una declaración de intenciones.

Las amantes de la moda conocían los diseños del momento con nombre (el del modelo) y apellidos (los de la marca), y cada temporada, las más pudientes emprendían una lucha empedernida por hacerse con las piezas de moda. O ser la primera en lucirla en su círculo. O tenerlo en varios colores... ¡qué poderío! Porque la pieza en cuestión brillaba en la amalgama textil, alzándose con todo el protagonismo y llegando a hablar por sí misma e incluso por su portadora. No eran bolsos, eran it-bags. Y hablando en estos términos, lo siguiente fueron las it-girls, aunque en la actualidad no queremos oír hablar ni de las unas ni de los otros.

BOLSOS IT
De izda. a dcha.: The Pouch, de Bottega Veneta (980 €), bolso C, de Chloé (1.090 €), modelo Dauphine, de Louis Vuitton (2.280 €), y Le Chiquito, de Jacquemus (254 €).

Es poner el prefijo 'it' a una palabra y que el interlocutor arquee las cejas, arrugue la nariz o directamente se la tape... Porque ¿quién quiere presumir de estatus social después de una crisis económica y en los albores de otra? Al término de la revolución feminista, ¿quién desearía ceder su voz a un accesorio? Más mujeres de las que pensamos, sí, pero muchas menos que antes...

bolsos más vendidos 2019
De izda. a dcha.: modelo Lola, de Burberry (1.290 €), los Ratio et Motus, de Ratio Twin Frame (1.450 €), modelo Rey, de Staud (440 €), y el 30 Montaigne, de Dior (2.500 €).

Cómplices y asesinos

El pasado febrero, WWD anunció "el fin de la era del it-bag". Según la empresa de investigación y análisis de datos NDP Group, la venta de bolsos ha caído un 20% durante los primeros ocho meses de 2019 en comparación con 2016 en EE. UU. "Claramente no se trata de un problema, sino de un cambio importante", declaró Beth Goldstein, analista de NPD de bolsos y calzado.

No hay más que ver los diseños más vendidos de 2019. Hay modelos de firmas clásicas que quizá no habías visto y luego los hay de marcas que directamente ni conocías.

Los expertos culpan a Instagram –al igual que de las dismorfias, del materialismo y de la obsesión por las apariencias–, por provocar una fragmentación del mercado. Ahora se alaba el estilo personal por encima de las prendas elegidas, y los diseños se queman tan rápido que ya no hay tendencias sino microtendencias, que nacen y mueren según las luce el número suficiente de instagrammers. Como resultado, no valoraríamos el it-bag (con todas sus atribuciones), sino el bolso por sí mismo: su valor artesanal y la firma de un diseñador potente.

Pero como es natural, también cobra relevancia un aspecto más frívolo: que no esté demasiado extendido. Entendida desde la sabiduría, se trata de una exclusividad que el dinero no puede comprar y por tanto mejor considerada, dada la precariedad de los tiempos. Además, podrías llevarte tres de estos diseños por el precio de un it-bag.

"Todos quieren ser los primeros en descubrir algo y subirlo a Instagram", señala Susan Korn, diseñadora de Susan Alexandra. Se trata de una de las firmas de éxito, junto con Staud, Wandler o Cult Gaia. Marcas pequeñas e independientes que han encontrado su escaparate y clientes potenciales en las redes sociales. Se lo deben todo a Internet, que desde el primer minuto les ha permitido vender, comunicarse directamente con la audiencia y generar marketing orgánico con coste marginal cero.

bolsos más vendidos 2019 lujo
De izda a dcha: Tote-bag, de Medea (435 €), Flap, con asa de perlas, de Chanel (4.100 €), Glam Slam, de Maison Margiela (990 €), y el modelo Iconic 1969, de Paco Rabanne (1.050 €).

Los sucesores del (it-)bag

El auge de la reventa de artículos de lujo también le ha hecho mucho daño, y encima la firma inversora Piper Jaffray constató en octubre que el adolescente estadounidense gasta menos de la mitad en bolsos que hace 18 años –un hábito que perpetuará, con toda probabilidad, de adulto–.

Mientras las ventas de bolsos descendían, NDP señala que las de mochilas femeninas aumentaron un 12%. Pero quizá la cuota de mercado del it-bag se la esté llevando el calzado de lujo, por su adquisición impulsiva y exhibición más discreta (a ras de suelo).

Goldstein insiste en que "los consumidores están desplazando su gasto a otras categorías porque sus prioridades han cambiado", y es cierto que el gasto en entretenimiento, tecnología y viajes se ha disparado. Dice NDP que para el comprador millennial, adquirir bolsos de lujo "está más cerca de comprar un coche que de comprar ropa"... Entonces todo encaja ahora.         

Continúa leyendo